Dos palabras que nunca habían estado juntas

Pernicia Niquitao. Una verónica en la cara. La Mosca Negra (Medellín), en la V Muestra de Teatro Alternativo de Pereira, 17 de julio de 2013.

Fotos: Daniel Arcila Medina. http://xurl.es/fh1m9
Fotos: Daniel Arcila Medina. http://xurl.es/fh1m9

La dramaturgia de Victoria Valencia es la transformación de las convenciones en cuanto a la forma de narrar y a lo narrado. En ella confluye lo universal y lo particularmente poético. Mediante la intervención de la idiosincrasia de su tierra, y la escogencia de los personajes indicados para decir lo que se quiere decir, rompe lo tradicional para abrirle paso a sus criaturas híbridas y, del mismo modo, auténticas. Conoce el milagro al cual decía asistir Felisberto Hernández cuando ponía a bailar dos palabras que no se habían visto jamás: “…dos que nunca habían estado juntas, que habían simpatizado o se habían atraído en algún lugar de mi alma no vigilado por mí.”

Lo que vemos no es nada diferente de lo que se ve en las calles de nuestros barrios marginales. Cada uno de éstos tiene un Fredy Conejo Blanco. Cada tipo de violencia tiene una madre que lo protege y esta madre somos nosotros mismos. Hemos echado a la calle, salidos de nuestro vientre, a los monstruos que nos asesinan. Somos a quienes el silencio estraga, los cómplices del verdugo, y así lo entiende la directora. Sin embargo, su observación de la realidad va más allá de satisfacer la necesidad de expresión, busca poetizarla desde la fragmentación. Es decir, reinventa la ciudad al atreverse a reinventar su lenguaje.

"...Una verónica en la cara."

A la manera de una tejedora, un símbolo matriarcal de vida y de muerte, en el escenario se mantiene una mujer cuya falda blanca desmesurada pareciera ser la entrada y la salida, el refugio de sus hijos: los perpetradores de crímenes, los personajes de la noche debatidos entre una iluminación enrarecida y enlutada, entre el sonido parroquial de las campanas y los motores de la contemporaneidad.

Pernicia Niquitao. Una Verónica en la cara de La Mosca Negra, es la refracción, además, de una sensibilidad rasgada por los filos ensañados contra las mujeres, las tumbas abiertas en sus vientres, y el cinismo que toma nuestra sociedad a la hora de afrontar estas situaciones. La interpretación estuvo a cargo de Maribell Arango, Diana Osorio, Beatriz Vélez y 
Juan Fernando Rodríguez.

Albeiro Montoya Guiral

Tuve cinco perros y a todos los enterré bajo el mismo naranjo. (Twitter: @amguiral).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s