La Indiferencia, del poeta chileno Óscar Orellana

“…la muerte no es solo un evento

que llega al final

la muerte es algo que casi

embellece la vida.”

Sala de espera.

.

La Indiferencia. Óscar Orellana. Das Kapital Ediciones, Santiago de Chile, 2013.

Óscar, leer lo que tienes que contarme como si fuesen confesiones que sólo a mí me concedes. Así es la forma que tengo de leerte. -Noelia-

Orellana te engaña. Te dice << ven, no pasa nada; vas a leer un poco de poesía rebelde>>. Tú le crees y vas sin escudo. Indiferente.

Sin saber cómo llegas ante personas que deciden marcharse de este mundo de fealdad. Te encuentras con la mirada de un niño muerto que no puede dejar de vivir. Te asomas por el hueco de una cerradura a una cama donde se baila “a cuatro patas” en silencio, como si el amor fuera un desalmado y sucio demonio. Te revienta la idea de descubrir que esa indiferencia que titula la obra no es una indiferencia escogida por el protagonista. Es una indiferencia sin remedio. Una indiferencia que la adoptas o te destruye.

Orellana muestra una soledad humana fruto de una sensación impuesta. Esa sensación de oveja descarriada. Para ello poetiza historias de sexo, de suicidio, de asesinato, de abuso, de fantasmas que dejaron huella. Pese a centrarse en esa soledad y en la idea de la muerte como solución conciliadora para la vida, tiene sutiles palabras para la iglesia o la dictadura chilena, “ya no caminamos sobre la nieve blanca de la / megalomanía”. El respeto por uno mismo, ese tan difícil de conseguir, es otra de las ideas que se desprenden de sus versos. “Pero si no me siento cómodo en mí mismo, ¿cómo voy a poder entrar entonces en tu cabeza?” Versos que encierran dilogías que aquí no destruiré al futuro lector.

La indiferencia es una de esas obras que no sólo te escarba el cerebro sino que mete mano en algún otro lugar. Aquel de donde vienen las preguntas que empiezan con un ¿por qué? y no siempre encuentran respuestas poéticas. La indiferencia también habla del otro ser humano, del feo.

¿Por qué el humano se define por su sexo?

¿Por qué los animales monstruosos juegan con la piel de los humanos?

¿Qué sentido tiene una vida mísera sino la sola certeza de esperar la muerte?

¿Por qué la muerte no puede tener agenda?

Caminando entre sus páginas encontrarás un poemario bien distribuido. Conforme avanzas en cada una de sus tres partes sientes la sensación de ir desnudando, prenda por prenda, esa voz poética. Tal llega a ser la desnudez de sus imágenes, que sobre todo en segundas lecturas, sentirás vergüenza por espiar a través del hueco de su cerradura. Viendo una historia que no te pertenece pero que a la vez es tan tuya. Que debería serte indiferente pero que no lo es.  Harás una lectura rítmica, tanto de sus versos libres como de su prosa poética. Es un poemario de esos que incitan a una segunda lectura inmediata porque quieres comprobar, quizá por arrogancia, que tus intuiciones primeras no eran fantasmas sino señales que el poeta ha ido dejando como pequeñas gotas y  han ido aumentando conforme se acerca el final hasta parecer confesiones juradas.

Óscar Orellana muestra que La indiferencia no es obra de una tarde, sino que tiene un trabajo documental y analítico tras sus versos. De lo contrario, ¿cómo podría enlazar los personajes de Huguette Gaulin y Jürgen Barstch en el mismo poemario? Ha sabido desnudar a ambos, y a sí mismo, hasta mezclarlos en un bol muy profundo, casi sin fondo, para atacar esa soledad irremediable desde diferentes perspectivas. Todas ellas unidas por el factor muerte como merecida recompensa de una vida con los días demasiado parecidos y demasiado largos.

La Indiferencia  es como una lluvia fina que va envalentonándose hasta convertirse en una tormenta que arrastra todo a su paso.


@NoeliaMarBo.

gotasamargas@literariedad.co

Noelia Martínez

Lectora que escribe sus percepciones. Amante del lenguaje y sus posibilidades. Colaboro en http://Literariedad.co escribiendo la columna Gotas Amargas.

Un comentario sobre “La Indiferencia, del poeta chileno Óscar Orellana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s