Anhelo

Ilustración: Mario Giménez @libropresumido

Por: Rosalinda Mariño R.

Sólo espero que el día sea bueno. Que me basten las manos para tomarlo por la cintura, que me basten los pies para recorrer las calles de mi ciudad, que me alcance la paz del alma para decir la palabra precisa en el momento correcto. Que la brisa arrastre la frase innecesaria, la que llega a la lengua causando tormentas, la que sobra, la que estorba y parece un obstáculo en la carrera. Que me arrepienta si en algún momento hago daño, es que a veces los años me hacen insensible. Que sea posible toparme por ahí con un ángel de carne y hueso, de esos que nos rescatan y nos salvan la vida, y nos hacen creer que la sonrisa todo lo puede. Es que a veces la vida duele, y uno debería hacer un monumento a esas personas que nos alegran los días, los que aparecen en medio de la vía y con un gesto te dicen que sí es posible, que sí se puede, que las montañas también se mueven, que la fe te permite seguir mirando aun con los ojos cerrados. Que no hay pensamientos errados, sólo pensamientos, todos válidos, todos correctos en el universo de los cristales. Que no hay finales, sólo pausas, pequeñas treguas en el poema.

No tema, no pido más. Tan solo volver a casa y sentir a mi amor llegar.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s