Postal de viaje, de Luz Mary Giraldo

images0I1MQ11CPostal de viaje, es un poemario escrito para amigos. Para aquellos que han vivido momentos de intimidad con la autora y ahora ella los recrea en el recuerdo, se los comenta y dedica. El lector que no haya participado en esas reuniones se sentirá fuera de lugar, comprobará que para él… no hay ninguna postal. El poemario se divide en tres partes: Para los buenos días, Para los otros días y por último Tarjeta postal. En la primera parte se muestra el viaje como metáfora para la vida. La segunda parte centra su atención en la muerte y el sentimiento de ausencia. Cuando el lector llega a la tercera parte encuentra que esos poemas realmente son postales. No de aquellas especiales como pueden ser una fotografía personal o el lienzo llamativo que crea el pintor a través de los colores de su paleta. Nos encontramos ante postales impresas en cadena. Industrialmente.

En cuanto al ritmo del poemario es un ritmo suave, fácil de leer. La autora acopla las medidas a la temática. De ese modo, en la segunda parte, Para los otros días, nos encontramos con composiciones breves, que ayudan a la focalización del episodio enfatizado frente a los poemas de la tercera parte, Tarjeta postal, que tienen carácter epistolar, narrativo-descriptivo y por lo tanto una extensión mayor.

Tanto en la primera parte del poemario como en la segunda, la voz de la autora es algo más personal e interrogativa. Juega con la doble significación de estación, con la dilogía de viaje para presentarse frente al espejo y preguntarse sobre cuestiones como el paso del tiempo, la madurez o la impronta de nuestros ascendentes. Establece unos parámetros que el lector espera encontrar desarrollados más adelante, clausurados con las conclusiones de la autora. En cambio, el lector llega a una tercera parte que desentona con la tónica impuesta anteriormente y que no desarrolla esos parámetros básicos preestablecidos.

Con Tarjeta postal llegan las descripciones planas, paisajísticas en su mayoría, con alguna que otra mención a los monumentos más famosos o representativos de las ciudades visitadas. La autora pocas veces juega con un simbolismo mordaz para dibujarnos lo que hay ante sus ojos. Su visita por las ciudades no me ha sorprendido con escenas fuera del prisma turístico. Es un poemario exhibicionista donde Giraldo puede dar cuenta de los sitios recorridos.  La falta de profundidad en la mirada de estas ciudades revela la carencia de reflexión, de enseñanza o de opinión personal. Aparecen algunos tópicos mal utilizados, sin profundizar en las posibles connotaciones de las palabras usadas: como el caso del gitano que en varias de esas postales aparece. El término lo aplica indistintamente, sin tener en cuenta las connotaciones que esa palabra tiene en cada ciudad, quizá como guiño íntimo  al Romancero gitano  de Federico García Lorca, evidente fuente de inspiración para la autora.

Los autores citados, las dedicatorias incluidas a pie de poema, los monumentos mencionados, las ciudades descritas o los nombres de artistas incluidos se me antojan como  citas de autoridad para abalar un texto que carece de profundidad y adolece de exhibicionismo.

Esta intención constante de mostrar sus conocimientos puede resultar contraproducente. En su poema Entre naranjos y olivos menciona a Picasso de este modo: “Picasso y su gran dolor de fragmentos y ventanas / frente al tiempo derretido en los paisajes del alma”. No sé si es una alusión escondida a Dalí o simplemente una confusión con la obra de Picasso. Cuesta creer que en toda esa retahíla de nombres,  si se quiere mencionar la obra de Dalí, no se le mencione directamente.

Quizá, como fruto de un entorno tradicional-religioso, nos encontramos ante el triunfo de la voz femenina ociosa en detrimento de la voz reflexiva. No hay señales de desnudez del alma, de la mujer como ser individual y no subrogado a un ambiente familiar.

Poesía, como colores, hay para todos los gustos. En mi opinión, en Postal de viaje, falta profundidad y sobra exhibición.


@NoeliaMarBo.

gotasamargas@literariedad.co

Noelia Martínez

Lectora que escribe sus percepciones. Amante del lenguaje y sus posibilidades. Colaboro en http://Literariedad.co escribiendo la columna Gotas Amargas.

2 comentarios sobre “Postal de viaje, de Luz Mary Giraldo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s