Quiero apenas una canción, del poeta colombiano Giovanni Quessep

Giovanni Quessep. Imagen: letrafresca.blogspot.com
Giovanni Quessep. Imagen: letrafresca.blogspot.com

Nosotros esperamos

envueltos por las hojas doradas.

El mundo no acaba en el atardecer,

y solamente los sueños

tienen su límite en las cosas.

El tiempo nos conduce

por su laberinto de horas en blanco

mientras cae el otoño

al patio de nuestra casa.

Envueltos por la niebla incesante

seguimos esperando:

La nostalgia es vivir sin recordar

de qué palabra fuimos inventados.

Mientras cae el otoño, Quiero apenas una canción, Giovanni Quessep. Universidad Externado de Colombia, 2010.

Sr. Quessep, al despertar la niebla me envolvía; pero durante la espera me encontré con la lluvia de sus palabras cayendo al patio de mi casa. Se han quedado ahí, impregnando las piedras “en las tinieblas de hoy y las que han sido”. –Noelia-.

“Eres la soledad, tu pura nada,” -dice Quessep- “tu ausencia de unos pasos en la tierra” y quizá tenga razón. Quizá pisemos sin pisar esta tierra que en ocasiones se rebela indomable y fangosa. Esa tierra, que como la orilla del mar, borra impasible nuestras huellas.

Somos pájaros enjaulados en nuestra propia existencia. Volamos libres, eso creemos, porque no vemos los barrotes de nuestro sino. La vida es una ensoñación de la que difícilmente alguna vez conozcamos su verdadero sentido, ¿algún propósito más allá de ser para luego dejar de ser?

La voluntad de Giovanni Quessep para rescatar influencias, tanto temáticas como estilísticas, es sublime. Es un poemario hábilmente preparado para encontrar paradójicos paralelismos y lanzarlos como si de poesía didáctica se tratara. Con su pluma, evoca a clásicos de la tradición literaria o a autores de generaciones cercanas. Los dibuja y los acerca a la voz poética protagonista de cada poema. Es por ello que La alondra y los alacranes, por ejemplo, nos acerca a los amantes suicidas de Verona y a las mariposas amarillas que rondaron a Mauricio Babilonia en un poema que increpa a despertar de la ensoñación. Juega a la provocación. Interpela por la vuelta a la realidad. Esa realidad que todos nos preguntamos, al menos una vez en la vida, si será un sueño.

“Acuérdate muchacha

Que estás en un lugar de Suramérica

No estamos en Verona

No sentirás el canto de la alondra

Los inventos de Shakespeare

No son para Mauricio Babilonia

Cumple tu historia suramericana

Espérame desnuda

Entre los alacranes

Y olvídate y no olvides

Que el tiempo colecciona mariposas”

                                            [La alondra y los alacranes]

Si tuviera que escoger una emoción para utilizarla como estandarte de este poemario… sería el amor. El amor, como sentimiento básico del ser humano. Amor a un padre, a una amante, a la existencia (aunque no sepamos bien qué es) o a una tierra que te obligan a observar desde una orilla lejana. Es un amor al derecho de soñar. Amor por la obligación de imaginar. Y en esa misma orilla lejana, por otro lado, está la muerte. Una muerte certera, pero que todavía no desvela si es el fin o el inicio de la existencia. Símbolo, a su vez, del despertar forzoso; pero siempre sin olvidar el conocimiento que nos ha dejado ese estado onírico. “No todo es tuyo olvido / Algo nos queda”.

Quiero apenas una canción es la antología que Federico Díaz-Granados crea a partir de la obra de Giovanni Quessep. Un ejemplar que combina tanto cuartetos asonantados como versos libres o prosa poética. Pone de manifiesto que es posible una poesía al estilo más clásico a la vez que dulcemente renovada. Unos poemas capaces de simpatizar con el lector desde su primera lectura. En definitiva, una antología que ejemplifica lo que fue, lo que es y lo que será esta amalgama de pensamientos, palabras y emociones que es la poesía.

“Los pasos en el alba se repiten

Vuelves a la canción tú misma cantas

Penumbra de castillo en el comienzo

Cuando las hadas

 

A través de mi mano por tu cauce

Discurre un desolado laberinto

Perdida fábula de amor te llama

Desde el olvido”

[fragmento de Canto del extranjero]

Noelia Martínez

Lectora que escribe sus percepciones. Amante del lenguaje y sus posibilidades. Colaboro en http://Literariedad.co escribiendo la columna Gotas Amargas.

3 comentarios sobre “Quiero apenas una canción, del poeta colombiano Giovanni Quessep

    1. Muchas gracias por tu comentario “escribientesencharcados”.
      Quessep imagina versos de aquellos que, con apenas palabras, describen el inmenso universo que todos llevamos dentro. Como el que abre su poema “Tu pura nada”: “Todo te pertenece en esperanza”. Magnífico.
      Un saludo,
      Noelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s