Siete poemas a van Gogh – León Gil

Field of Poppies by Vincent Van Gogh.
Field of Poppies by Vincent Van Gogh. (Imagen tomada de jackygallery.com).

León Gil 

Poemas tomados de Del huerto de Van Gogh, Medellín, 1990.



CROMOFAGIA

Hoy me desayuné con rojo

violeta azul amarillo y verde

y en lugar de café con crema

me bebí la sangre

y alma de cada lámpara

entonces

yo era un arco iris

y una antorcha

pero me dolía terriblemente

porque has de saber

mi querido Theo

cuesta mucho ser una estrella

***


MALDICIÓN CROMÁTICA

Rimbaud

encontró el color de las vocales

y Van Gogh

el color de las pasiones

pero no sabemos qué ocurrió:

¿por qué el poeta quedó mudo

y fulminado el pintor?

***


SUBASTA

“…Jeannin posee la peonía,

Quost posee la malvarrosa,

pero yo poseo un poco el girasol.” Vincent van Gogh.


Querido hermano


Gracias por tu billete de 50 francos.

Fueron ellos parte del abono

para poner en movimiento

mis pobres girasoles


También quiero decirte

que si no logras feriarlos

los dejes mientras puedas

iluminando y perfumando

nuestros amigos y tu casa

pues ha de llegar el día

en que un gran inversionista

o algún excéntrico a la moda

los marchite y sepulte

bajo el peso de sus dólares

***


CONVALECIENTE

¿Qué sería de las tinieblas

            si no se alimentaran de fiebres?

         ¿Qué sería de la luz

          sin ojos que acribillar? Sylvia Plath.


Hoy le dieron de alta

-no hacía sol ni había estrellas-

no salió en ambulancia

ni lo esperaban

familia y amigos

en coche


Salió con los ojos vendados

y una mano atada

a un árbol de sombras


Recordaba:

comer y beber todo aquello

que vaya directo al estómago

aliente solamente el cuerpo

y más bien

sirva de lastre a la mente


No indigestarse los ojos de sol

ni calentarse el corazón con ajenjo


Tratar de dormir

cerrando los ojos

por fuera a la luz

y a los fantasmas por dentro…


¿Qué otras cosas sufriría el pintor

caminando del manicomio a su casa?

***


VANGOGHIANA

A sus 37 años, el pintor

pinta como un loco y como un niño

sin ser niño

y se retrata como filósofo o anciano

sin ser viejo


Proscrito de todos los paisajes

del mundo y de la vida:

estéril perdido y sin chance


¿No recuerda que en los últimos 6 meses

ha fustigado y cometido más de un centenar y medio

de telas, dibujos y grabados,

y recuerda que en toda su vida ha vendido sólo un cuadro?


Cada tarde, después de arar y segar los campos

de luz, girasoles, de-lirios y trigales

se pinta el alma de luminosos alcoholes

se mete entre los cómplices espejos de la noche

y dándose unas efusivas palmaditas en la cara

se dice:


Pero vamos, muchacho

si no has cambiado nada

parece que fue ayer

la última vez que te vi ebrio

cantando en las esquinas con tu amigo

y acariciando a tu chica en el parque

ebrio como un dios

creando y recreando el mundo a tu paso

¿Es necesario decir, que sólo ha entonado en manicomios

delirios y aullidos con enajenados y fantasmas

y que para ver por un instante

a su amada Katherine

se asó una mano sin lograrlo?


Escribe cartas de náufrago a su hermano

y a veces en su islote requiere con urgencia

el fuego húmedo de cualquier “puta barata”


Cada mañana al despertar

los espejos severos y prosaicos del día

le presentan a un hombre diluido

seco y oscuro

como un charco de obsidiana

y extraño


Más extraño

***


COMPOSICIÓN

TÍTULO: Nacimiento de una estrella

DIMENSIONES: Eternidad x infinito

TÉCNICA: Fuego sobre vísceras

AUTOR: Vincent Van Gogh


Violáceos remolinos en el cielo

abren puerta franca al infinito


En un ebrio trigal de Auvers

el sol escancia su néctar amarillo


Estallan intestinos de uvas y amapolas


Y al conjuro del mistral

de aquel océano radiante

sangrante y convulso

un 29 de julio

de 1890

se alza sobre el mundo

una nueva estrella

***


ÚLTIMA CARTA

 

   Pues bien, por mi trabajo arriesgo

           mi vida y mi razón destruida a medias. Vincent van Gogh.


Mi querido Theo:


El círculo cromático en Arles

definitivamente me atrapó

y no encuentro en el azul

la puerta que da al cielo

ni logra el amarillo

proyectarme al sol

pero espero que este rojo

anémico y febril

con que mancho Auvers-Sur-Oise

me dé al fin la libertad


León Gil

Poemas tomados de Del huerto de Van Gogh, Medellín, 1990.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Un comentario sobre “Siete poemas a van Gogh – León Gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s