Ventana Ausencia

Ventana. Foto tomada de:  http://laoscuraluzdelamente.blogspot.com/2013_05_01_archive.html
Ventana. Foto tomada de: laoscuraluzdelamente.blogspot.com

Por: Alicia González

¿En qué hondonada esconderé mi alma 
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Jorge Luis Borges, Ausencia.

Hay un momento en la vida en el que la soledad se pone en oferta para ser tomada, ese es cuando las personas se despiden o de repente ya no están y es ahí cuando las ventanas ausencia comienzan a abrirse y el horizonte nos saluda por primera vez.

¿Cómo llegan las ventanas ausencia a nuestras vidas? Cuando el reclamo de la tristeza  se apodera de nosotros, aparece en forma de nube y poco a poco se acerca hasta que de repente se estampa en la pared una ventana para dejar ir y dejarnos ir.

Al principio no queremos abrir ese tragaluz porque sabemos que el viento se colará e inevitablemente un frente frio nos reventará los ojos para volvernos una fuente de dolor que parece no tener fin.

La  ausencia duele como si nos engancharan un anzuelo en la boca y no nos dejara siquiera decir a, solo repetir en la claustrofobia de sufrimiento la misma frase:  me duele, me duele, me duele.

El rechinido de la ventana representa la terquedad con que las ausencias se manifiestan pensándoles, —pero como dan lata—, no dejan siquiera que seamos dueños de nuestras propias ideas.

Necesitamos reparar la bisagra para que ese rechinido renuncie a robarnos la tranquilidad y podamos al fin abrir las ventanas ausencia.

En palabras de Antonio Muñoz Molina: “Cuanto más larga es la ausencia más duradera es la extrañeza de volver”, así la tortura de extrañar a alguien nos impide abrir la ventana de la ausencia y contemplar el mismo paisaje claroscuro que la vida nos prepara, esperando que una fuerza ajena nos rescate de la oferta de la soledad

¡Pero como se concentran esas ausencias en la ventana! mientras miramos hacia la nada como perros regañados, tratando de recuperar la alegría que alguna vez tuvimos, solamente si soltamos esas fotografías vueltas experiencia, la ventana ausencia hará su trabajo. Rompecabezas de voluntades somos.

Alicia González

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

3 comentarios sobre “Ventana Ausencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s