El madrigal – Cuento de Pablo Montoya

Literariedad le agradece a Isaías Peña Gutiérrez por descubrirnos este cuento, porque el premio que mereció, en 1993, en palabras de su autor, “acaso sea el más importante de todos, porque me lanzó a la convicción de la escritura que desde entonces sostiene mi vida”.

Pablo Montoya. Foto por Adriana Agudelo-Toro.
Pablo Montoya. Foto: Adriana Agudelo-Toro.

El madrigal [1]

Pablo Montoya

 

1

El Príncipe de Venosa mira las hojas regadas sobre la mesa. Sabe qué escribir sobre el pentagrama. Ya no existen los arduos intentos de atrapar los sonidos escuchados en el sueño. Los acordes resuenan ahora nítidos en su cuerpo. Pero no hay  alegría porque se le haya revelado una nueva fase en su modo de composición, sino una urgente necesidad de interrumpir, aunque sea por un momento, el final de la obra. Abrumado, se levanta. Siente asco por todo lo circundante. Piensa no seguir su plan meticuloso. Quiere irse a un refugio en las montañas. Y no concluir lo que le ha costado las más ásperas luchas contra los demonios del contrapunto. Le llegan, como fogonazos, imágenes amadas de la mujer: el gesto de agónica felicidad en las primeras noches compartidas, la suavidad de los labios en su miembro, las piernas entrelazadas mientras él confesaba secretos escondidos desde la niñez. El sopor de la noche, incrustado en su propia noche, le hace abrir la ventana. Entre el follaje de los árboles, como un ojo compasivo, ve emerger la luna con lentitud. El Príncipe trata de definir el suplicio de los últimos días a partir del movimiento del astro. Reconoce, en las hojas de la mesa, algo de ese leve transcurrir de las dolencias internas. Cierra los ojos y en su mente reproduce, consolándose, el primer sonido de las cinco voces. Sonido afectado por una fuerza inicial que se va esfumando. Y luego es el tortuoso ascenso cimentado en las palabras “Por qué”. Recorre nuevamente las respuestas que ella daría si él fuese capaz de abordarla. Pero ninguna puede convencerlo. Presiente la mentira o, peor aún, la súplica. Ambas, en todo caso, aumentan su rabiosa amargura de traicionado. Sabiendo que el desespero crece cuando no está sumergido en su labor, camina hacia la mesa. Vuelve a mirar los signos y las líneas rígidas con que la música se disfraza, los matices marcados por él con tintas de colores diferentes. Sigue, sin cantarlos, los tres temas que, en determinado sitio, se unen en el fortísimo de las voces. Está seguro de que el efecto será repudiado por la mayoría de los críticos. Su desazón no ha permitido, sin embargo, las estabilidades armónicas, los lirismos que sean recordados después por una levedad o una tristeza fáciles. Más bien, es preciso que ese lugar de la composición tenga una aspereza que se torne insoportable durante segundos.  Y que después  pase, poco a poco, por los trances de un dolor construido con disonancias nunca antes utilizadas. Además, superada la impotencia del comienzo, lo escrito es lo más cercano a los vestigios sonoros del sueño. De ese sueño que se le instaló en su memoria, como un paisaje nefasto, en las vísperas del matrimonio.

 

2

Fue menester que pasaran años para que el Príncipe volviera a despertar y sintiera que su cuerpo resonaba como un gran instrumento. La música soñada antes de las nupcias, a diferencia de la que lo había despertado pocas semanas atrás, se dejó plasmar fácilmente. Y, cuando el obispo bendijo la unión hasta la eternidad, fue cantada con regocijo. En el momento del beso, ella le susurró que los sonidos que llenaban cada rincón de la iglesia eran el trasunto de su dicha. Algo, empero, había quedado sin expresar. Un pasaje sonoro del sueño que el Príncipe desechó por no encajar con el diáfano resplandor del resto. Seguro de esta consideración, los ecos del sueño se fueron haciendo minúsculos en su mente. Y nada de ello contó al sacerdote organista que revisaba, con juicio bondadoso pero contundente, sus creaciones.

El sacerdote lo conoció años atrás. Se dio percató de que era observado por alguien que se escondía detrás de una columna. El niño, curioso por los movimientos de los dedos en las teclas, dijo su nombre. Luego superó la timidez y tocó, con algunas posturas equívocas, melodías que el religioso no identificó en el extenso archivo de su memoria. No hubo duda. Era un talento fuera de lo común. Cuando le preguntó por su guía de órgano, el niño, bajando la cabeza, lo señaló a él. Desde entonces, el sacerdote se encargó de dirigir una formación basada en las relaciones del Quadrivium y en un desdén por los claustros umbríos de la universidad. Le mostró los modos de la música griega propicios para hacer de la melancolía un mal productivo, para suavizar los temperamentos coléricos y encauzar las energías de los desesperados. Estudiaron, con un rigor que nunca fatigó al adolescente, los principios armónicos de Zarlino. Y disfrutaron, como una jornada de aventuras, el análisis del contrapunto cangrejo. Mientras la corte entera se entregaba a un asueto de cazas y paseos, juegos de azar y torneos deportivos, el joven aprendió la elemental perfección de los cantos ambrosianos. Tampoco fue ajeno a la música profana. El sacerdote le hizo un método de tablatura para laúd, instrumento que el Príncipe había escogido porque la voz de las cuerdas calmaba sus repentinas depresiones de causas inciertas. No vaciló en darle, durante las caminatas que hacían al campo, las baladas de Machaut, sobre todo aquéllas que fueron escritas cuando el francés, anciano y enfermo, se sintió rejuvenecido por el correspondido amor de una muchacha. Y, creyendo que un hombre que conociera sólo de música nunca llegaría a ser un músico, hizo que el Príncipe acompañara a Ulises en su trasegar y conociera lo dicho por Marco Polo. Le habló de la construcción de puentes y fortalezas, del astrolabio y la brújula, de Agustín y el monje de Aquino. También el sacerdote dijo, en varias oportunidades, a la salida de conciertos dados por el Príncipe, que su música apuntaba al futuro, y que esas extravagancias -ambigüedades jamás resueltas- atacadas por muchos, perdurarían en el tiempo. Y aunque el Príncipe tenía el suficiente poder para ejecutar sus composiciones en cualquier lugar del reino y con los mejores intérpretes, reconocía que los conceptos del padre favorecían su prestigio. Con todo, el hecho de que siguiera sintiéndose discípulo y confidente del sacerdote, no era óbice para que el crimen fuera consumado.

 

3

De la obra que estaba a punto de finalizar, algo le había dicho, una vez que se encontraron camino de la iglesia. El viejo maestro iba a su diaria tarea de tocar el órgano en las celebraciones vespertinas. El Príncipe trataba de refrescar su confusión con las brisas de la intemperie. Ante el semblante descompuesto, el padre lo invitó a escuchar la ejecución de un Magnificat del renombrado Di Lasso, cuyas partituras había conseguido en su reciente viaje a la capital. La negativa fue invencible. El Príncipe dijo que quería estar solo, paseando, mientras llegaba la oscuridad. Algo huidizo, explicó, se movía en su mente y le era imprescindible asirlo. En tal desasosiego, la servidumbre, sus más cercanos amigos y la mujer lo vieron caminar, bajo el peso de una condena extraña, por los senderos que cruzaban los bosques de pinos enanos. Bordear, embelesado en sus pasos lentos, el lago donde había vivido horas inolvidables al lado de ella. Dar vueltas por aposentos y crujías durante noches sin fin. Era imprudente recordarle que descuidaba sus hábitos en el comer y el vestir. Respondía entonces como una fiera acorralada. A la mujer, sin embargo, nunca le demostró agresividad alguna. Al preguntársele por el motivo de su transformación, siempre tuvo como réplica: “Son asuntos de mi oficio”. Así lo tomó ella. De igual modo lo supo el amante. Aunque éste vivía con el temor de ser sorprendido, a pesar de que se le explicaba con aire de envidiable seguridad: “Está demasiado ocupado en su música para pensar en mí”. La verdad era otra. Desde el día en que supo la existencia del otro, el Príncipe no dejó pasar nada desapercibido. Cada salida, toda visita, los paseos, las frecuentes idas al templo de la mujer, fueron observados con severidad.

Después de haberla visto por vez primera, el Príncipe la abordó en un camino. No respetó la presencia de la menina, y le confesó su amor sin tregua. Al poco tiempo se casaron con la pompa y el lujo propios de los nobles. El Príncipe pudo conocer esa embriaguez de los sentidos que comparó con la más alta lucidez del espíritu. Se sintió parte de un todo en irreprochable equilibrio. Se creyó justificado en la vida por el conocimiento pleno del amor. Fueron varias las veces en que, penetrando su cálida humedad, tuvo la felicidad de saberse fundido. Nadie pensó que existieran desposados más gozosos. Muchos creyeron en una prosperidad resistente incluso a los achaques de la vejez. Ella también fue de esa opinión hasta que se hizo presente el otro. Seducida por los nuevos encantos, aprovechó una de las continuas ausencias del Príncipe, que viajaba para interpretar sus obras o escuchar a los maestros de la polifonía. Se entregó sin tapujos. Y, cada vez que pudo, siguió viviendo un amor que la dejaba exhausta, saciada, envuelta en una suerte de agonía nunca proporcionada por su esposo.

 

4

Al oír los pormenores de la traición, el Príncipe entendió que la música, otra vez soñada, era un presagio. Y así como se iluminan los objetos por el relámpago, surgió la certeza. La raíz de la música, que ahora componía, era el fragmento del primer sueño que él había olvidado inexplicablemente. Esa misma noche, desolado frente al vacío de las hojas pautadas, se prometió no hacer nada hasta terminar eso que poseía dimensiones escurridizas. Tres meses habían transcurrido. La obra fue empezada una y otra vez. Algunos pasajes tomaron su adecuado color después de sucesivas enmiendas. Cada acorde fue divagado hasta el cansancio para dar la impresión de la mágica espontaneidad. Hubo jornadas enteras en que no fue capaz de escribir ninguna nota. Le parecían corrosivas y contrahechas. A punto de acabar, se creyó estúpido haciendo algo que sería ignorado con sorna por muchos oyentes. Y el peor de los imbéciles, al estar preso entre dos abstracciones abominables: el amor y los sonidos. Pero todo ya hacía parte del pasado. Era necesario escribir lo que faltaba. En el papel tenía que difuminarse la angustia. El rastro de la queja debía perderse en el vacío.

El Príncipe de Venosa, entonces, se sienta.  Con calma termina el madrigal. Ahora sabe donde encontrarlos. Pero antes ha de llevar las hojas al sacerdote. Y no habrá necesidad de esperar sugerencias. Porque está convencido de que al padre lo cimbrará el asombro. Luego, le pedirá el favor de interpretar la composición en los próximos funerales que se realicen en la iglesia. Y, con la bendición  impartida sobre su cabeza, enfrentará el mutismo de las callejas nocturnas.

 

5

El Príncipe de Venosa, en la penumbra del zaguán, escucha la jadeante voz del sirviente. Escuetas son las últimas indicaciones. Las pisadas se apresuran en los largos pasillos. Guiados por una tea suben las escalas. El Príncipe, por un instante, se aterroriza al ver su sombra distorsionada en la pared. No dice palabra. Observa cómo golpean la puerta. En los intersticios del forcejeo, oye movimientos de alarma en el interior. Desea devolverse. Pero lo que sigue lo absorbe rápidamente. Entre el bullicio ve caer al hombre. Suspendido como una exclamación silenciosa. La luz crece. En el extremo de la alcoba la mujer intenta cubrir su desnudez. El Príncipe fija los ojos enrojecidos en el pubis tantas veces acariciado, en el vientre donde volvió a ser niño, en los senos que calmaron una sed padecida desde siempre. Piensa en no matar. Anhela con todas sus fuerzas que el mundo se detenga en ese recodo del tiempo en que la muerte se confunde con la belleza. Pero ella sonríe.  Y la sonrisa produce el derrumbe de una visión que linda con el éxtasis. Ni siquiera le deja abrazar al amante que yace al lado de la cama. Al sacar el cuchillo del cuerpo una, dos, tres veces, el músico siente que todo es ligereza. Cuando la mujer termina de caer, el sirviente cierra los ojos para pronunciar un responso. El Príncipe, en cambio, se retira en silencio. En su mente, las cinco voces dicen: “¿Por qué la muerte es el único alivio?”

Pablo Montoya

       Literariedad le agradece a Isaías Peña Gutiérrez por descubrirnos este cuento, porque el premio que mereció, en palabras de su autor, “acaso sea el más importante de todos, porque me lanzó a la convicción de la escritura que desde entonces sostiene mi vida”.

[1] Cuento ganador del Premio Germán Vargas de la Fundación Alejo Carpentier y el Periódico El Tiempo. 1993. Forma parte del libro La sínfónica y otros cuentos musicales (Medellín, 1997). Se publicó originalmente en Once cuentos premiados, Bogotá, Universidad Central, 1995, Concurso Nacional El cuentista inédito,1985-1994.

 Aquí más textos de Pablo Montoya en Literariedad.

Más fotos de Adriana Agudelo-Toro en Flickr.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s