El pórtico del hoy

Image: Aurelio Asiain
Image: Aurelio Asiain

Hay un hombre en cada puerta que cruzamos aunque no notemos su presencia. Sin importar qué tipo de puerta sea ni en dónde se encuentre, allí, junto a ella, como una hoja más, hay un hombre. Se dice que son una legión de vigilantes del destino y que su único trabajo es que las crucemos y no permanezcamos más del tiempo debido bajo el marco, dentro de ellas, sin decidirnos al futuro o al pasado. Los hombres del presente, como se dice que es su nombre, han estado entre nosotros desde que la primera piedra protegió la primera caverna rellena de hombres con frío y han recorrido la historia de cada hombre mientras estuvo vivo y se movió, así como la de los moribundos viendo en su imaginación la puerta final, la puerta de luz que los llama con voces familiares y cálidas a un mundo mejor en el futuro, por supuesto.

Escribo esto debajo de un marco, en las tripas de una puerta, intentado oír la respiración agitada del vigilante que, arrodillado, ruega para que me mueva y no lo corran del empleo. Entrecierro los ojos para ver de otra manera pero nada cambia: sigo solo con quien, invisible, me vigila sin desmayar. A lo mejor al quedarme allí me convierto en el hombre que nadie ve y me aseguro de que los demás estén a uno u otro lado porque no soy transparente ni mucho menos. Quizá, y hasta ahora lo imagino, soy la puerta mientras escribo esto o, por qué no, la es quien lea esto con su cuerpo inerte y fértil, como el de una puerta o el de un lector. Quizá cada libro es una puerta y el lector su vigilante, quizá. Hay un hombre en cada puerta que cruzamos: todo hombre es una puerta.

Sergio Marentes

Animal que lee lo que escribe. Cabecilla del colectivo poético Grupo Rostros Latinoamérica. Fue fundador de «Regálate un poema» y editor de la revista Literariedad. Colaborador de diferentes medios Hispanoamericanos con aforismos, poemas, articuentos, cronicuentos y relatos de diferentes tipos. Ha publicado el libro de relatos «Los espejos están adentro» y ocho libros de poemas que no ha leído nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s