Brote de la roca

Imagen: Oiluj Samall Zeid
Imagen: Oiluj Samall Zeid

Nos preguntamos con regularidad si somos felices, si la felicidad existe y, peor aún, si está destinada a aparecerse en nuestra vida. La respuesta, aunque no siempre es la misma, varía poco: no, no somos felices, aunque creamos que lo somos. No somos felices porque vivimos más preocupados por estar alegres o porque nos vean estar alegres que por ser felices.

Veo una fotografía de mí. La tomaron hoy hace no sé cuántos años. La tomó mi padre. No sé si soy yo, el yo de hoy, el que está ahí pero sí sé que mi alegría, la alegría de hoy y espero de siempre, lo está. No recuerdo por qué corría hacia la cámara fotográfica sin pantalones y sin vergüenza de no llevar ropa interior. A lo mejor corría hacia mi padre porque alguien venido del futuro me dijo al oído que no viviría para siempre y que aprovechara cada instante posible para amar. Sí, corría hacia él para decirle con un abrazo que lo quería. Veo la fotografía y me parece que ese niño de unos cinco o seis años, con sus piernas abullonadas y rellenas, su pelo entorchado, viene hacia mí a besarme o a abrazarme porque ignora que huyo de los niños o cree que soy su padre. Su sonrisa me hace sonreír y su mirada es tan profunda que me sumerjo en ella y veo a mi padre cada vez más cerca. Veo a mi padre otra vez luego de la eterna orfandad. No quiero irme de ese espejo por temor a que mi padre no regrese. Me quedo para siempre allí, viendo a mi padre detrás de una cámara fotográfica, sonriendo sin razón, libre, imaginando que está allí.

Me pregunto con regularidad si soy feliz. La respuesta es sí, si voy hacia quien quiero.

Sergio Marentes

Animal que lee lo que escribe. Cabecilla del colectivo poético Grupo Rostros Latinoamérica. Fue fundador de «Regálate un poema» y editor de la revista Literariedad. Colaborador de diferentes medios Hispanoamericanos con aforismos, poemas, articuentos, cronicuentos y relatos de diferentes tipos. Ha publicado el libro de relatos «Los espejos están adentro» y ocho libros de poemas que no ha leído nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s