‘Los únicos seres espirituales son los hombres de ciencia’: Piergiorgio Odifredd

Roma, Auditorium Parco della Musica 13 03 2008 Festival della Matematica. Lectio Magistralis di Hans Magnus Enzensberger 'La matematica della fortuna' introduce Piergiorgio Odifreddi. ©Riccardo Musacchio & Flavio Ianniello


Por: Enrique Patiño

Cuando uno se encuentra con personajes que tienen tanta lucidez mental como Piergiorgio Odifreddi, tiende a preguntarse qué nos pasa a los comunes mortales que vivimos adormecidos y ni siquiera ante los argumentos más contundentes logramos cambiar de pensamiento.

Yo cambié parte de mi modo de pensar gracias a Piergiorgio Odifreddi, el escritor italiano que vino a Colombia con motivo de la Feria del Libro, y podría decir que me cuento entre sus seguidores. Acabo de terminar sus dos libros: Por qué no podemos ser cristianos y Elogio de la impertinencia. Y ambos son piezas de la más absoluta lucidez. Publicadas en Colombia por el grupo Penta, ambas obras están diseñadas para cuestionar los inamovibles de la cultura, la religión y de la política mundial, que consideramos ya dogmas de fe, pero que en realidad son, como todo lo humano, una suma de aciertos y de desaciertos que hemos terminado creyendo incuestionables.

Lo más interesante es que sus argumentos son sólidos y parten de investigaciones profundas. Cuando no opina y se limita a seguir sus investigaciones, Odifreddi es más creíble. Pero dejemos que él mismo hable en una breve entrevista que concedió durante su visita.

¿Por qué la ciencia para la gente, suele verse desligada de lo humano?

Porque parece un mundo frío, abstracto y racional, pero no es así en realidad. Yo soy matemático y los que hacen matemáticas son humanistas porque aprenden a valorar las formas y el ritmo que subyace en cada cosa y porque además todo tiene una estructura: incluida el arte y la música, la escultura y la literatura. La cultura es una expresión de libertad pero tiene una estructura y conexiones casi insospechadas con la matemática. Todo Borges es matemático. Y si uno ve es porque Borges leía a Bertrand Russell, un filósofo que era matemático, de la misma estirpe de Aleksandr Solzhenitsyn, otro matemático, o de Coetzee, un matemático más.

Entonces las matemáticas están conectada con todo…

Sirve como lenguaje en todas las ciencias. Hoy, algunas ciencias como la biología no pueden subsistir en sus avances mayores sin las matemáticas ni la informática.

Sus afirmaciones insisten en que también están conectadas con lo más trascendental…

Los matemáticos son los más creyentes de todos. Creen en un orden, en una estructura. Los biólogos incluso le atribuyen en muchos casos a los resultados de sus investigaciones a un aspecto religioso. Mi primer libro, El evangelio según la ciencia, separaba lo sensato de lo insensato. Desde entonces me dí cuenta de algo: la gente tiene miedo de la ciencia. Así que a los 40 años decidí retirarme y comenzar a divulgar lo que hacemos los científicos en diarios como La Stampa y La Repubblica. Porque entendí que si lo explicas, si conoces algo, le pierdes el miedo. Las matemáticas son bellas y ameritan ser conocidas. son perfectas, tanto, que a muchos no les gusta.

¿Por qué la decisión de hacer el Elogio de la impertinencia?

Si el mundo dejara de estar regido por la superstición y la religión y les diera prelación a las ciencias, seríamos muy distintos. De eso trata: de ensayos para aclarar zonas oscuras que por años han permanecido así. Además incluye entrevistas con personajes que han cambiado la historia, desde el Dalai Lama hasta Hitler. Falta añadir una cosa: los matemáticos son personas talentosas: Matt Damon, estudiante en Harvard, hizo el guión de Good Will Hunting por el que ganó el Oscar; Mick Jagger estudió en la London School of Economics; Alan Turing se interesó por las máquinas decodificadoras. Los aportes, si sigo sumando, parecen infinitos.

¿Por qué no se pueden acoger todas al tiempo y se divide el mundo entre creyentes y escépticos?

Tenemos dos hemisferios. La religión es el diestro y el de la ciencia es el siniestro. No hay modo de vencer la batalla porque están distribuidos por el mundo. Los únicos seres espirituales son los hombres de ciencia.

Novedad editorial:

Ve y pon un centinela

Pág. 304- Editorial Harper Collins

Harper Lee

Uno de los grandes acontecimientos literarios de los últimos tiempos: la publicación de la primera novela de Harper Lee, la admirada autora del bestseller ganador del Premio Pulitzer Matar a un ruiseñor. El libro fue escrito a mediados de los años 50, y fue el primer manuscrito que Harper Lee presentó a sus editores antes de Matar a un ruiseñor. Este manuscrito se dio por perdido hasta que fue descubierto a finales de 2014.

Literariedad

Asumimos la literatura y el arte como caminos, lugares de encuentro y desencuentro. #ApuntesDeCaminante. ISSN: 2462-893X.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s