Equinoccio

ciruelo

Ha empezado a despertar el ciruelo

tras el  largo sueño de invierno

su tronco agrietado por el viento

brilla por la savia de su cuerpo

no estaba muerto

estaba para dentro

refugiado en su misterio

íntimo contacto con el suelo

raíces que se abrazan

y que van urdiendo

su conexión con el silencio

Arriba en la superficie

de los fractales de su cuerpo

brotan  sin apuro

tiernas  flores blancas

que liberadas

de  la rigidez de las ramas

bajo el roció de la mañana

se agitan extasiadas

El largo sueño del ciruelo

no es en vano

es certero

ha hecho del invierno

su aliado y su escudero

Mas ahora lo desafía

con sutil delicadeza

acompañando el canto

de las chicharras

que anuncian una época nueva

comienza  la migración de las abejas

colibríes y luciérnagas

El invierno se inquieta

se confunde y se revuelca

mas no puede resistirse

al encanto de la tierra

de donde  brotan a su vez

Lirios y Caléndulas.

Juliana Gómez Nieto

Juliana Gómez Nieto

Viajera,curiosa, conversadora, amiguera y poeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s