Asedios a la palabra

Asedios a la palabra (para un arte poético) Juan Manuel Roca Siglo del Hombre Editores 290 páginas
Asedios a la palabra (para un arte poético)
Juan Manuel Roca
Siglo del Hombre Editores
290 páginas

Por: Fernando Velásquez Velásquez *

Juan Manuel Roca Vidales, ensayista, periodista y cuentista, es un muy brillante cultor de la poesía colombiana actual, cuya obra está plasmada en más de cuarenta trabajos; el último de ellos es “Asedios a la Palabra (Para un arte poético)”, que acaba de publicar Siglo del Hombre Editores.

La primera parte del texto (“Esquirlas y Abalorios”), consigna diversos ensayos y reflexiones sobre su oficio y el arte, entre los cuales descuellan dos estudios: uno, dedicado a la poesía y a la tragedia alemanas (39-48), en el cual su erudito autor afirma que “…en algún amplio capítulo de una posible historia universal de la tragedia, los escritores alemanes llenarían un amplio espacio de tan tomentosa escena” (47).

En la otra disertación, Roca Vidales –como notable conocedor de la historia del arte y amante de los museos–, examina a mucha profundidad las relaciones entre la poesía y la pintura: “El beso de la Gioconda (Pintura escrita, palabra pintada)” (62-81); allí, obsérvese, señala que hay un nexo evidente entre algunas formas del pensar estético, la poesía entre ellas, y la pintura en todos los tiempos y lugares (70). Para lo cual se vale de Leonardo da Vinci: “la poesía es pintura para escuchar y la pintura poesía para ser vista” (63).

Esa es también la razón por la cual, este trotamundos de la palabra, que hace gala de un insondable humor negro, dice que la poesía “es más bien una forma de andar por el mundo, de respirar el universo al unísono con los demás”; “un entrecomillado de la realidad”, o “un arma cargada de presente”. Y, añade, el poeta “canta en medio de las encrucijadas”, así sea cierto que “se nos extravió la voz en medio de un bosque espeso de palabras” (31, 83, 105, 111, 113 y 135).

Su búsqueda surrealista también le permite mostrar los importantes nexos entre la poética y el cine (143 y 184), sobre todo en Chaplin, Scola, Polanski y Fellini, aunque olvida al más importante cultor del cine-poesía y, a la vez, bardo de muchos quilates: Pier Paolo Pasolini.

La segunda parte, “Una noche con Scherezada” –que recoge su más reciente producción–, es una incursión a través del famoso clásico de la literatura árabe “Las mil y una noches”, mediante una cincuentena de poemas muy bien trabajados que, de repente, dejan escapar algunas hermosas llamitas de recóndito lirismo como aquella que reza: “la luna se derrite/ como un cubo de hielo/ en la pecera del mar” (231), o esta antigua figura erótica: “tú seguirás para siempre/ desnuda en mi poema” (233).

O aquella destinada a la soledad: “todas las noches. Cuando el cielo /brama entre los pinos” (243); o la del intelectual maduro que reflexiona sobre su quehacer: “La poesía es un sueño provocado /un potro escondido en un bosque de niebla” (246). Por eso, recuérdese, ha merecido múltiples premios, doctorados honoris causa y la traducción de su obra a diversos idiomas. En fin, Roca Vidales, dice su prologuista Santiago Mutis Durán, “conoce muy bien el poder de la palabra, su alcance, su eficacia, su precisión, su elocuencia. La goza, la respeta, la busca, la trabaja, la afila, la usa y la suelta tras la presa” (21).

Él es un “viajero de los días” que se queja de la barbarie de su país donde el bardo solo puede trabajar si se pone en cuarentena (103), y a quien –por eso esta reflexión dominical– se le deben reconocer sus pergaminos como hombre de letras y amante de la cultura, antes de que la violencia, la estulticia y la desfachatez nos impidan ver los amaneceres y escuchar el canto renovado de los pájaros, pues como advierte Gabriel Jaime Franco en uno de sus poemas de guerra –otro gran poeta contemporáneo–: “Todos cruzamos por el día con un muerto cercano al corazón, mientras la ciudad asciende hacia la noche, circundada de venganzas”.


*Publicado originalmente en El Colombiano.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s