El interior de las Almas grises

Almas-grises2
Almas grises. / Philippe Claudel (Dombasle-sur-Meurthe, Francia, 1962) / Salamandra (2005) / 224 páginas /  $ 45.000.

 

Por: Jaime Alberto Báez Peñuela

La vida. Alegre, triste. Deslumbrante, opaca. Trascendente, banal. Blanca, negra. Gris en definitiva… Llena de ascensos y cimas. Cada día con nuevos retos y motivos para seguir adelante. Pero ¿qué pasa cuando se pierde la esperanza? ¿qué sucede cuando se extravía el camino? ¿cómo continuar sin fuerzas? ¿dónde se aprende el arte de vivir?

En Almas grises (Salamandra, 2005), Philippe Claudel excava el interior del hombre en busca de estas respuestas. La historia, situada a comienzos del siglo XX en un pequeño pueblo del norte de Francia, se desarrolla alrededor de la muerte de Belle de Jour, una hermosa niña de 10 años.

Se desconocen las causas y el autor del asesinato, pero nadie hace nada por esclarecer el Caso –como es llamado en el relato-. Solo un hombre se atreve a seguir indagando: un policía desecho por la prematura muerte de su esposa embarazada. No sabe porqué lo hace, mas siente que es una pequeña distracción en medio de su desgraciada existencia.

Durante la investigación, el policía va reconstruyendo las vidas de varios de los habitantes del pueblo, cada una tan auténtica y singular como la otra, cada una digna de su propia novela; cada una llena de luces y sombras, todas ellas almas grises.

Uno de los personajes centrales, el implacable fiscal Pierre-Ange Destinat, aunque aparentemente muy distinto, termina teniendo una vida paralela a la del policía, una vida melancólica tras la pérdida de su esposa, pero, sobre todo, desdichada tras el suicidio de Lysia Verhareine, la impactante maestra que cautivó a todo el pueblo con su armonía y belleza.

Desde su llegada, Lysia tuvo a sus pies a todos los hombres y estuvo en boca de todas las mujeres. Nadie sabía de dónde venía ni porqué había decidido impartir sus enseñanzas en ese remoto lugar. Y nadie entendía cómo había logrado encantar al calculador Destinat, que incluso permitió que la joven viviera en una pequeña casa junto a su palacio.

En lo profundo de su ser, la joven guardaba un secreto, de igual manera lo hacían Destinat y el policía, como también lo hacemos cada uno de nosotros…

En esta obra maestra, ganadora del prestigioso premio Renaudot, Claudel devela el interior del ser humano. Lo deja desnudo frente a sus miserias y grandezas. Lo forma y deforma. Y, por encima de todo, lo invita a aprovechar el tiempo, lo invita a vivir.

“Esa es la gran estupidez del ser humano, decirse siempre que hay tiempo, que podrá hacer esto o lo otro mañana, dentro de tres días, el año que viene, dos horas más tarde… Y luego todo se muere, y nos vemos siguiendo ataúdes, lo que no facilita la conversación”.

Jaime Alberto Báez Peñuela

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s