Fragmentos de una cartografía sobre ruedas

 Foto: Jean Pier Londoño.
Foto: Jean Pier Londoño.

Por: Geraldine Martínez Gónzalez

Ese barrio es como maluquito, dijo una voz sin rostro que se diluía en la multitud de bicicletas que se alejaban en dirección contraria a la mía. Habíamos salido de casa con la bicicleta de M pinchada. No fue difícil encontrar en dónde ponerle aire. Mientras esperaba una niña de escasos tres años llamó mi atención, iba al pique en una bicicleta más grande que ella, sin ruedas a los lados, de lo que tuve que fijarme varias veces, volver a mirar. Sí, sin ruedas a los lados dejando sus acompañantes atrás. Maravilloso. Una chica en patines grita porque su mamá le suelta las manos y se siente caer: contraste. No todas las zonas son iguales, ese territorio llamado Vía Activa que va Viaducto – 30 de agosto – La Villa (Pereira, Colombia) deviene montón de tonalidades, matices, estratos sociales, rostros, rumbos.

La ruta, más o menos recta se bifurca llevándonos, fácilmente, en un recorrido más que espacial. El paisaje cambia, se modifica, se mezcla, continúa. Los estratos no desaparecen, aunque se prolongan, fácilmente. Rodando o pisando, se transita por lugares insospechados y sospechosos, distintos, la ciudad existe de forma totalmente nueva. Quienes ven son mirados y viceversa. El terreno no es plano, tampoco la observación. En otras circunstancias, ordinarias y cotidianas, las fronteras invisibles que se erigen discriminando entre zonas permanecen sin cruzar. Aquí el tránsito fluye, no sin algo de resistencia por parte de algunos. Fluye de lado a lado, entre extremos, cruzándolos, revolviéndolos.

Intenté abarcar la expresión “Ese barrio es como maluquito” mientras pedaleaba y me adentraba en ese barrio “maluco” del que escuché. La zona pavimentada termina desviándose al tal barrio maluco, carretera sin pavimento, fachadas dispares de las casas, marihuaneros en la esquinas, basura en los bordes de los andenes, en el imaginario de ciudad peligroso e intransitable. Tres niños, al parecer hermanos, de edades dispares y con trajes que los hacen ver como guerreros galácticos van en bicicletas de bicicross, la chica mayor adelante, un chico menor la sigue, un niño va al final. Tranquilos, dueños de la carretera y del control de sus bicicletas. No parecen sentir el temor emitido por aquella voz al transitar un barrio como maluquito. A M, J, K no los conocía en un espacio distinto al del licor, la fiesta, la noche. Los encontré pedaleando. Las miradas distintas. Maravilloso.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Un comentario sobre “Fragmentos de una cartografía sobre ruedas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s