De “Alalia” a “Manía de hojas”: poemas de Cristián Basso Benelli

Cristián Basso Benelli. Foto de su archivo particular.

Selección de poemas del autor especialmente para Literariedad.

De Alalia (Ed. Tiempo Nuevo, Santiago de Chile, 1994).

Delirio

Ahora todo está en juego.
Las ventanas se recuestan
en la cicatriz de los mundos.
Los golpes caen fuertes.
La tiniebla de llorar
y retener las lágrimas por dentro.
Ahora todo está en juego.
Las fiebres de la conciencia
arden quemando.
La piel ha perdido
sus pinturas.
Ahora todo está en juego:
los párpados se cierran vencidos.
Todo está en juego
y si no muero
es un milagro.

Las tazas llenas de besos

Las tazas son los seres
más llenos de besos.
Llevan sus costados y sus bordes
llenos de besos guardados,
aunque sus muros de loza
no se abran amorosamente
para recibir mis labios.

Yo he besado más las tazas
que las mejillas transparentes
de los vasos.
Al poner mis labios en ellas,
recojo besos enterrados,
y me sumerjo, idilio adentro,
en los rincones de los jarros
para tocar a diario
sus enlozados bordes.

Últimamente
estoy besando sus figuras,
y veo con los ojos cerrados
de otro mundo…

¡Las tazas llenas de besos!

De El Amor Insecto (RIL Editores, Santiago de Chile, 2003).

I

No eras tú
quien arrancaba flores
en el atardecer
de la memoria
ni tú quien hervía
los momentos
para que no volvieran
a llamarte jamás.

Tú no eras
quien abría y abría cajas
en un cuarto vacío.

Tú no eras
quien dormía en ti
a la medianoche.

De Manía de Hojas (RIL Editores, Santiago de Chile, 2009).

Escribano de Babel

Y este boceto de hombre qué hace
escribiendo obstinado su propio boceto,
sumándose al nuevo trazo,
a la encrucijada del ojo divino
que apenas lo traza en su vista,
sosteniendo su techumbre
en débiles vocablos.
No sabiendo si es otro, si es otra
o si es su voz una muñeca de trapo
con quien nadie juega
a los fúnebres signos.

Expropiación

En sus ojos, la estrella gris de la miseria,
el canto sedentario de la flama,
la trizadura de la fe naciendo de sus brazos;
el aire ya comido, sus niños vestidos con regalos,
infinitud de tardes calcinando la casa fiel,
tortura del poniente,
y la memoria paseándose feroz entre los cercos.

Yo la veía así
perdida entre unos platos,
joven aún como incesante herida,
con bandadas en el pensamiento.

Y no la vi afiebrado de mí sino hasta ahora
que el tiempo me hizo libre de su madriguera,
cuando ambos cruzamos pasillos sin aire,
cuando hallamos en el humo del bar ese crujido,
esa marea disuelta en la cabeza,
esa verdad tan suya como sus manos
o su hombre año a año más perdido.

Acaricié la oscuridad recién cortada
y la presencia de lo inédito: sus pasos.

Su voz subiendo al cielo las palabras;
mi voz perteneciéndole al silencio:
ambas subiendo al galope de la culpa.

Aquellas horas con ella no eran horas,
y el mundo afuera
de mezquino
no era el mundo,
cielo por cielo, voz por voz… esferas.
No sé, pero algo más dijimos.
Ella, quieta de tanto girar en la nada:
excesos de Babel sin laberinto.

Nadie quiso parecerse a Dios por dentro,
buscábamos el grito o la partera,
escudos que forman escuderos.

Y tuvo alas como olas perseguidas,
confesados en el riego del destino.
No sabíamos si el horizonte podía huir de pronto.
Sólo el ruido del ayer detenía nuestra marcha
y uno que otro asesino del brillo
que suele deambular sin nadie por la calle.

Puros en el principio de lo dicho;
únicamente nuestros, ancestrales;
primeros feligreses de la escucha.

Raíces moviéndose en un mismo miedo.


(*) Cristián Basso Benelli. Poeta chileno nacido en Santiago de Chile en 1976. Usó el seudónimo de Andrés Benelli hasta los 19 años, edad en que edita su primer libro de poemas Alalia, cuyos poemas obtuvieron importantes premios en Chile y el extranjero. Junto al poeta C. E. Baier, fue coautor de la primera antología que reunió a los poetas chilenos de los 90: 22 Voces de la Novísima Poesía Chilena.

Recibió en 1992 la Beca para la Creación Poética Joven de la Fundación Pablo Neruda y el Premio Juegos Literarios Gabriela Mistral de Poesía (Chile) por Coméntame si estoy contigo, además del Premio Iberoamericano de Poesía Paz y Cooperación (Madrid, 1992) por La tierra no sabe morir, la Medalla Rubén Darío al Mérito Intelectual (Chile, 1993), la inclusión en la Antología Premio Giulia Gonzaga di Fondi (Italia, 2009), entre otros. Como dramaturgo, estrenó su obra teatral Muebles de Carne y Hueso y permanece inédita Tatiana Taladra. En 2003 publicó El amor insecto, obra que reunió más de cien poemas escritos entre 1997 y 2003, seleccionada en el 2004 en la campaña Chile quiere leer del Ministerio de Cultura para ser distribuida en todas las bibliotecas públicas del país. El tercer poemario, Manía de Hojas, se editó en 2009 (RIL Editores) e incluyó la reedición de Alalia, además de dos secciones con nuevos poemas e ilustraciones del artista radicado en Barcelona Fernando Cordovez.

Figura en varias muestras de poesía: Cartas Credenciales (1994), 25 poetas, 25 años: Poesía Chilena para el siglo XXI (1996), Génetrix: poesía chilena joven (1999), Guía de la Poesía Erótica en Chile (2000), La poesía de una migración: antología italochilena (2005), Antología Premio Giulia Gonzaga di Fondi (2009) , Tiempo de vivir: antología de poesía chilena religiosa para el Bicentenario (selección del poeta Juan Antonio Massone, 2011), Chile mira a sus poetas: estudios y creaciones  (2011) y Voces para el tiempo: catorce poetas ítalo-chilenos (2013). En 2003 figura en el libro Latin American Dramatists since 1945 de Toni Harvell (Univ. de San Diego, California). Poemas suyos han sido traducidos al italiano por Fabio Rosa y Chiara De Luca.

Entre 2007 y 2008 fue Presidente de la Asociación de Escritores Italochilenos del Instituto Italiano de Cultura de Santiago. Ha participado en encuentros y congresos de literatura en Chile, España y Uruguay. Dirigió el Taller Literario Ecos Emergentes en 2007. Es Magíster en Literatura por la Universidad de Chile y se desempeña como académico de español y literatura en universidades chilenas. Es compilador, junto al escritor Daniel Pizarro, de la obra poética del maestro y poeta inédito Samir Nazal, con quien trabajara en poesía por más de quince años.

La selección de poemas que aquí se incluye especialmente para Literariedad contiene una muestra breve de su poesía publicada hasta hoy.

Literariedad

Asumimos la literatura y el arte como caminos, lugares de encuentro y desencuentro. #ApuntesDeCaminante. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s