Combustión, del poeta español Marcos Díez

Si concentras la vista en su destello
nada verás después en tu penumbra.

Pero tus ojos, hambrientos de luz,
morderán otra vez el mismo anzuelo.

Y mirarán a tientas, deslumbrados,
en una oscuridad mayor.

                                                Una luz en la oscuridad

Combustión, Marcos Díez, ‘Colección Visor de Poesía’, Visor Libro, Madrid (2014)

Marcos Díez, cuando exhaustos nos sentamos a brindar “al borde de la sombra”, por la luz que venga y llene estos cuerpos vacíos… ¡qué importante es poder acceder a un mapa de ruta! –Noelia-.

“A punto ya de ser, / como el verso informulado que empuja desde dentro”, el poemario de Marcos Díez, galardonado con el Premio de Poesía Hermanos Argensola 2014, refleja esa combustión interna del humano del siglo XXI.

Combustión se divide en dos partes interrelacionadas mediante las imágenes y semántica con las que el poeta juega a lo largo de todo el libro: Con sol dentro y Mapa de ruta. Marcos Díez transita cómodamente entre la interrogación socrática (entendida como punto de partida para incitar la reflexión del lector) y la visión subjetiva: ofreciendo una concisa explicación a modo de conclusión del poema. Es el poemario del ser, de la rotura de murallas entre el adentro y el afuera. Una voz poética que se refleja y se piensa en los demás, en el paisaje “asomado a lo oculto” encuentra ese sol interno que “guarda un secreto”, una revelación, un ápice de entendimiento… y que el ser, mientras está siendo, olvida a menudo que lleva dentro.

Con un vocabulario sencillo que se mueve entre paisajes naturales y cosmopolitas, e imágenes intuitivas, este poemario es muy recomendable para lectores de poesía noveles. Su claridad consigue una lectura relajada y gratificante. Al mismo tiempo que ofrece una ventana de la poesía actual en lengua española. Independientemente de qué lado del océano estén los lectores de Marcos Díez, hallarán su reflejo en los versos del poeta. Posiblemente porque deja a “la palabra ocupando el centro de la casa”. No obstante, recomiendo la lectura en voz alta, pues en más de una ocasión “la narración oculta de todo lo importante” late con fuerza a través de los ritmos que consigue.

“Conduce una furgoneta blanca, impura, con sus caries de
óxido,
en su interior, amontonada, se enreda la chatarra.
Hay en ese abrazarse un orden nuevo,
íntima necesidad de un fin que no sea la muerte”.

                                 [Fragmento de Identificación de la chatarra]

Marcos Díez canta al vacío interior, vacío que crece quizá después de la luz que ilumina nuestro raciocinio en momentos inesperados. Canta a la muerte, muchas veces presentada como fin de una etapa vivida y acabada: “Te huelen mal las cosas que terminan. / ¿Pero debes limpiarlas?”. Canta a los sueños envasados “al vacío” porque “allí nada se pudre y nada duele”. Canta al destino intuido por nuestros zapatos: “ese ciego saber / de presentir un rumbo.” Son temas que nos propone el poeta y que pueden abarcarse con la palabra que tan bien escoge Antonio Lucas en la contraportada: incertidumbre.

“Pero tú y yo no somos una playa,
no hay en ti ni en mí vientos o mareas
que borren estas huellas,
una vez marcadas se quedan en nosotros para siempre.”

[Fragmento de Huellas]

@NoeliaMarBo.

gotasamargas@literariedad.co

Noelia Martínez

Lectora que escribe sus percepciones. Amante del lenguaje y sus posibilidades. Colaboro en http://Literariedad.co escribiendo la columna Gotas Amargas.

Un comentario sobre “Combustión, del poeta español Marcos Díez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s