«Elogio de la poesía y otras revelaciones» de Juan Manuel Roca

Por: Lina Alonso Castillo * 

“La poesía de la rebelión y la poesía de la huida no son del mismo género”.
T.S. Elliot. Función de la poesía y función de la crítica.

“Me da nube / mirar cómo trepan por el aire / las calladas catedrales.” En Las enfermedades del alma encontramos el contrapunto justo a lo que el primer ensayo El beso de la Gioconda dice: “El pintor insumiso que no quiere reproducir la realidad, pues reproducirla es el dominio de los espejos, sabe muy bien cómo transformarla. La materia especular no es su coto de caza, o solo lo es cuando ocurre del otro lado del cristal . Prefiere el pintor, muchas veces, como el poeta, el carácter elusivo, la atmósfera más que el suceso, la esencia más que la escena, el corazón del episodio”. Así es este cuaderno, un contrapunteo entre lo poético y lo prosaico del arte en un mismo autor.

Editado en Noviembre de este año por la Universidad Central en la colección “Cuadernos de la lectio” número 2, encontramos una de las selecciones más precisas y completas del escritor colombiano Juan Manuel Roca, una selección que no sólo nos regala el retrato de un pastor de abismos –el poeta, según sus palabras– sino que nos regala un espacio de plena convivencia entre poesía, ensayo y pintura. Es curioso que sólo diez poemas y tres ensayos logren construir el  panorama de un autor que ha servido a la palabra desde una secreta desobediencia con la misma.

Toda una tradición semiológica equipara las correspondencias nunca terminadas entre dos universos que comparten un lenguaje de símbolos y ritmos hechos para convivir en el espacio que la poética permite para estas artes. Aunque fue en Horacio en su Arte Poética donde encontramos a Ut pictura poiesis como la primera unión, registrada, de imagen y  palabra, fue en el libro décimo de la República cuando Platón declara la evidente hermandad entre estas dos comarcas arguyendo para sí y para los ciudadanos de tal ágora que sólo la poesía, cuando reivindica el valor de una realidad en una imagen determinada, sobrevive a la degradación de las artes miméticas. No obstante a esta analogía visual sólo los buenos poetas sobreviven a tal cometido, excluyendo en una suerte de aristocracia estética a los poetas artesanos y a los pintores artesanos, a esos desamparados de la inspiración, a los exiliados de la verdadera libertad de representación, la libertad de permitir a la palabra tomar el tinte, que guarda para sí, la secreta brisa de las cosas.

En este cuaderno queda más que evidente que el ingenio y la imaginación rastrean los cotos de la memoria para perseguir los productos de años de rigor en la escritura y en la convivencia del poeta con el arte en general. Por ejemplo: con Golconda (1953) de René Magritte en la entrada comienza la faena poética de esta segunda entrega, una lluvia de hombres sobre la techumbre de una villa anuncia, sin saberlo, el golpeteo de la palabras una a una, sobre las manos del lector. Lo interesante de este cuaderno es que en su contenido encontramos uno de los ensayos de Asedios a la palabra (2015) donde el poeta recuerda del pintor belga que:

Cuando busca pequeñas estancias cotidianas parece hacerlo para encontrar aquello que se nos esconde tras las cosas, su alma o su esencia, para desenmascarar los vasos comunicantes que la razón y la costumbre nos impiden entrever, lo que en una de sus pipas llama con desenfado “traición de las imágenes” como si hubiese una rebelión objetual, un grito de rebelión de las cosas que buscan ser lo que el hombre no les asigna en su vida cotidiana.

A cargo de Roberto Burgos Cantor y Adriana Rodríguez Peña están la palabras liminares que invitan y advierten al lector a encontrarse en el lugar que concede esta nueva propuesta de la universidad. Burgos Cantor recuerda que “Los poemas, la selección del autor y sus ensayos constituyen una muestra ejemplar: el poema, señal y realización de una voz poética reconocible en su lenguaje y en su constante salto al abismo; el ensayo –tierra firme de una tradición armada sin nomenclatura, fundada con intuición y esfuerzo, mediante visitas, asedios, sueños- deja ver su incansable ejercicio de minero de lo desconocido. Con ambos extrae imágenes, sonidos, palabras, compañías escogidas para una peregrinación final”.

La experiencia estética en Roca sólo puede referenciarse en términos de revelación. Cuando el poeta nombra, otorga un nuevo sentido a la palabra y a la cosa en el acto creador y en la palabra del escribano se conjura la imagen en una suerte casi táctil que precede a las reflexiones del poeta sobre la poesía. Estas reflexiones se vuelcan en su propia lírica y juegan entre  paisajes que sólo pueden retratarse en el lenguaje, como una muñeca Matrioska, el pensar el arte en Roca es tender puentes en el abismo, desentrañar las emboscadas que tiende en orillas de la imaginación.

Quisiera terminar este breve comentario al segundo número de esta lectio con el poema que Roca cita de Héctor Rojas Herazo, un poema del que dice es un cuadro escrito, palabra pintada del artista neerlandés:

Una lección de inocencia

Van Gogh pintó una vez
el retrato del mundo
Allí estaba todo:
las flores que se abren
y las puertas que se cierran,
los días del llanto
y los días de oro
los senderos y los sueños,
los ramajes y las palomas.
También un niño
mirando dos amantes
y también la hora del nacimiento
y la muerte de cada hombre.
Para lograr ese retrato, Van Gogh
no tuvo sino que pintar una silla.


(*) Lina Alonso Castillo (Bogotá, 1994). Estudiante de Literatura con énfasis en investigación, crítica y teoría literaria de la Pontificia Universidad Javeriana. Diplomada en Latín del Instituto Caro y Cuervo y egresada de Teatro de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Ha colaborado en las revistas Razón Pública y la editorial de la revista Cuadernos de Literatura.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s