Poemas de “Terraza para pisar el vacío” de Guillermo Martínez

Foto tomada de poesiabogota.org.

Guillermo Martínez González (*),  La Plata, Huila, Colombia (1952) es poeta, ensayista, editor, traductor y librero. Pocas cosas hay tan bellas como pasarse por su librería Trilce en Bogotá y recibir el milagro de sus recomendaciones, escuchar las historias que sabe de sus libros “viejos, raros y curiosos” como él mismo los llama; pocas cosas hay tan bellas, asimismo, como pasarse por sus poemas, por los paisajes de su espíritu. Un hombre que vive y es la poesía. Con mucha alegría compartimos esta selección de poemas que nos envía de su libro Terraza para pisar el vacío.

***

LA MUERTE DEL ÁNGEL

Decidió matar a su ángel. Sería un combate terrible
ante el asombro de Dios. Lo esperó el día en que se sintió
más oscuro. El ángel vino indefenso, sabía que no tenía
escapatoria. Vio como el cuchillo destrozaba sus alas.

 

 

EL CANTANTE

Empezó a cantar
Con su guitarra de sangre
Agitada por la lluvia.
Pájaros de ojos negros
Sobre el lomo de la luna
Escucharon su canción
Agujereada por el relámpago.

 

 

 

PALOMA BLANCA
 

Tu canto
Sabe a hoja
A fruta triste
Del viento.

 

 

ESTAS AQUÍ

Estás aquí
Para alumbrar lo muerto
Para llenar los ojos
Del que cree en el milagro.
No sabrías volar
Si no supieras de pájaros
Si no conocieras el aire
Para erguirte como el árbol.
Soñadora: penetras en los
Huesos del pobre
Del que deambula solitario
Por  las calles del mundo.
Tienes la luz de la estrella
Pero tu poder
Está en el silencio
Del hombre que se desangra.

 

 

MERCADO DE PULGAS

El domingo es la fiesta de los harapos
El alboroto de las baratijas
El aleluya de los sobrevivientes
Que se multiplican como el milagro
De un pasaje bíblico.
La felicidad depende
De un vocablo maltrecho
De un pedazo de pan
Y de un chontaduro que se mordisquea
Como la vulva
De una muchacha negra.
Los objetos inútiles cobran vida
Los billetes inician su baile
De una mano a otra mano
La codicia se excita
Con su aullido de bestia antigua.
Nada detiene este bullicio
Esta apoteosis del rebusque
Que crece como un pregón
Como el canto del negro
Que paladea como un ensalmo
Cada bolero
Cada moneda que cae
Sobre su boina roja.

 


(*) GUILLERMO MARTÍNEZ GONZÁLEZ, 1952, La Plata, Huila, Colombia. Licenciado en  Filosofía y Letras. Poeta, ensayista, editor y librero, vive en la actualidad en Bogotá en donde atiende su local de libros viejos, raros y curiosos. Ha publicado los libros  de poemas: Declaración de amor a las ventanas (1980), Puentes de niebla (1987) El árbol puro del río (1994) y Si ese viento fuera mío (Selección, 2013). Libros de ensayos: Diario de Medianoche (1984) y El Ermitaño de los Lotos Verdes (2005). Prosas poéticas: Mitos del  Alto Magdalena (1989). Fue Director del Instituto Huilense de Cultura y profesor de Literatura. Vivió en Beijing, China Popular, donde trabajó como asesor de la revista China Hoy. Ha publicado versiones de poesía china: El bosque de los bambúes (1987), Lu Xun Poemas (1988), El Solitario de la Montaña Vacía, poemas de Wang Wei (1996). Tiene inéditos libros sobre Du Fu y Li Bai.

En 1993 obtuvo la Beca de creación individual en poesía con la traducción de tres poetas de lengua inglesa: W.B.Yeats, Kenneth Patchen y Teodoro Roethke.

En 1997 obtuvo un apoyo del Australian Council for the Arts para publicar la  antología bilingüe Australia poesía contemporánea, donde aparecen traducciones suyas de Peter Boyle,  John Tranter y Diane Fahey.

En el 2013 fue poeta homenajeado por el XXI Festival Internacional de Poesía de Bogotá. Ha sido incluido en numerosas antologías de poesía colombiana, en el país y el exterior.

El Instituto Caro y Cuervo y Letra a Letra, publicó en el 2014 el libro María Mercedes Carranza, 7 ensayos sobre su obra, donde se incluyen algunas de sus traducciones del inglés de  los ensayos de profesores de Estados Unidos que allí se incluyen.

Ha sido evaluador en dos ocasiones de la Maestría en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia, en la modalidad de poesía.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Un comentario sobre “Poemas de “Terraza para pisar el vacío” de Guillermo Martínez

  1. Lamento la partida de Guillermo Martínez González, un poeta gigante, con alegría de niño y risa de trueno. Lo conocí en los ochenta en Bogotá, cuando los recitales de poesía los protagonizaban los hoy poetas consagrados, como Juan Manuel Roca y GUillermo. Lindos días, caminatas nocturnas, risas, vinos jóvenes. Soñaban ser poetas y lo consiguieron; un saludo de despedida para la familia de Guillermo Martínez.

    Nuevamente Guillermo y Matilde Espinosa estarán juntos, cómplices como siempre y felices. Un beso póstumo para ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s