Meditaciones aleatorias sobre el silencio

 

#1

A veces el silencio es tan deseable que se vuelve verdaderamente difícil decir algo mejor que el silencio. Hace tiempo conocí a un alemán radicado acá en Colombia, se hizo amigo mío, entre otras cosas, porque entiendo el alemán y él no habla español, pese a vivir acá hace más de 10 años. A mí me sorprendía que no hablara español, pero aún más que no tuviera el menor interés en aprenderlo. Años después lo entendí perfectamente. El silencio puede ser muy cómodo, se puede ir por la vida comunicándose con levantadas de ceja,  fruncidos de ceño y sonrisas. Así anduve yo algunos días de mi vida cuando viajaba por el sudeste asiático. Si uno tiene el tema del dinero resuelto no hace falta hablar. Estaba harta de responder a la pregunta eterna: Where are you from. El cansancio físico y mental se acercaba al límite y tener que sostener conversaciones vacuas con gente que nunca volvería a ver en mi vida y que me importaba un rábano suponía un esfuerzo inútil.

Viajando en Vietnam pasaron varios días en los que nadie hablaba inglés y la experiencia fue memorable, en la bahía de Halong una familia de pescadores me hizo señas cuando me vio nadando, me acerqué a su casa flotante, nos sentamos en círculo, me ofrecieron jaibas frescas-las más ricas que he probado en la vida- y estuvimos un rato comiendo y observándonos. Estuve alrededor de media hora con ellos, media hora en la que no intercambiamos palabra alguna, nos sonreímos, nos observamos, compartimos la comida y el té y nos caímos muy bien, nunca sentí tanta comunión con el prójimo como aquella vez. En esos días de silencio el significado de los gestos se hizo más intenso y la vida más agradable.

#2

Una vez viajé con una amiga a Leticia, mi amiga habla hasta por los codos y no me dejaba hablar, me interrumpía siempre antes de que yo terminara de decir lo que había pensado, decidí no hablar, pensé: que más da, ella se lo pierde, pensándolo bien es mejor así, ella será la que hable en las visitas, y así fue, a todas partes íbamos juntas y ella era la que hablaba siempre, al final del viaje, la señora de la familia con la que pasamos la mayor parte del tiempo me dijo: que le vaya muy bien en su país.

#3

Parece que el silencio es sexy, en las películas de vaqueros Clint Eastwood no habla mucho. Las mujeres hablamos más que los hombres, hay un dicho: calladita se ve más bonita, yo creo que casi todos los hombres se ven mejor callados. Silencio en alemán se dice Stille, es la misma palabra para tranquilidad, pero no todos los silencios son tranquilos, un exnovio mío de pronto se quedaba en silencio por días y eso no se parecía en nada a la tranquilidad, era un silencio angustiante.

#4

Las dos acepciones principales de la palabra silencio son abstención de hablar y falta de ruido. Acá hay una cuadra donde cada negocio pone su propia música a todo volumen, pasar por ahí es una tortura. Creo que entre más ruidosa es una cultura más subdesarrollada, sospecho que el grado de silencio es proporcional al grado de consciencia o cuando menos al grado de sensibilidad.

#5

Cuando los cachorros o los niños se quedan en silencio es que están haciendo algún daño.

#6

Me parece un despropósito saber muchos idiomas y no tener nada que decir.

Estas fueron las meditaciones aleatorias sobre el silencio, para terminar Enjoy the silence de Depeche Mode.

Las palabras como violencia
Rompen mi silencio
Irrumpen
en mi pequeño mundo
Causándome dolor
Atravesándome
¿No puedes entender?
Oh mi pequeña chica

Todo lo que siempre quise
Todo lo que siempre necesite
Está aquí en mis brazos
Las palabras son muy innecesarias
Sólo pueden hacer daño

Las promesas son hechas
Para ser rotas
Los sentimientos son intensos
Las palabras triviales
Los placeres permanecen
Y el dolor también
Las palabras no significan nada
Y son olvidables

Todo lo que siempre quise
Todo lo que siempre necesite
Está aquí en mis brazos
Las palabras son muy innecesarias
Sólo pueden hacer daño
Disfruta el silencio

www.camilagarcia.net

 

Camila García

Escritora y alquimista visual. Autora de los libros de cuentos Perros en el Cielo y El jinete Extraviado. Más de mi trabajo en www.camilagarcia.net

2 comentarios sobre “Meditaciones aleatorias sobre el silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s