Selección de poemas de Dolores Meijueiro

Ilustración de Mrzyk &  Moriceau

 

 

Esta es una selección de poemas a medias. Son, en realidad, los siete primeros poemas del libro “Mariposa encadenada”, que publica Dolores Meijueiro con Vintén editores / minilibros, en el 2007. Decidimos escoger estos para dar una muestra de lo que este libro, que nos pareció maravilloso, tiene para ofrecer; para que se antojen de leer el resto.
I – Un Ensayo De Palabras

 

A esta boca día a día la miro crecer

y aparenta que el silencio hipócrita se rinde crece

junto a las palabras no dichas,

como los pensamientos tienta abrirse y acercarse un

sol la ayuda a moverse en su rincón quieto

y se entreabre como una verdadera boca

como ese sonido que aún no encuentro.

 

A menudo no hablo

y un solo reloj palpita en las dos raíces en la

boca y en mí,

pero aún la guerra estalla en silencio y nada escucho.

 

Se cierra toda y no amanece

descuelgo mi máscara

y gana la memoria.

 

 

II – En Mis Huecos

 

La ausencia se atreve y

encarniza con fuerza de comienzos

se instala en mis huecos inocentes         ronda

/         provoca

ajena al castigo permanece

 

no sé dónde vaciarla

por dentro se adueña, anuda mi garganta

se hospeda entre mis pechos

y se extiende en el viaje de mi entraña

 

y encuentro el pozo que acongoja,

froto con mis yemas inexpertas

ese aire que se escapa

y no respira y no me alcanza.

 

 

III – Mes A Mes

 

El rojo que delata insiste en mi cuerpo y

puntual tiñe la ofrenda, brilla descubierta,

trepas al altar de los muros escondidos

y resurjo en tus manos dueñas,

mi eslabón en vos y tu cabeza en mi vientre

construyéndome.

 

 

IV – Desde Enero

 

La espera estalla en el encierro de mi cuerpo colgada

desde el borde recorre resiste al pozo      .

/inundado

 

y giro la cuchara, esa espada sobre la bolsa de té, y en ese

espejo turbio me miro

te busco también

 

es la prisión de un día otro.

 

 

V- Furia

 

se juntan los restos de una

estación más

 

el viento torea mi puerta

buscando latidos que aún lo dejen fértil,

recorre la calle en que vivo

tirano provoca las ramas peladas

y estos últimos días de agosto da lujo a su apetito

 

el pino aún no se ha quebrado

resiste      crece      me sostiene

es que yo tampoco sé dónde estás

 

 

VI

 

Tendida, reunión de mis vértices huellas

huecos extremos,

y alinear estos puntos cardinales

donde la piel escucha no traiciona

donde menos descansa la ausencia,

y saber que aún espero.

VII – Ayer

Cerré la puerta y

hablaron los vasos sedientos amontonando

/ esos labios de ayer,

en busca de un aliado para no callar

el último rayo de música creció eco en el aire,

la entretela de humo delatada por la triangular luz/

cayendo desde la lámpara,

faro resistiéndose a la espesura de la nube,

y desbordando la boca de los ceniceros las colillas / con

besos anónimos

 

atrás de esta neblina

dos retratos fieles se adueñan del diario espacio

/ de mis ojos,

y junto a los almohadones ahuecados del murmullo / de

los cuerpos

el consuelo de las copas saciadas de sed

 

la alfombra, esta piel que me es conocida

sosteniendo el invisible deseo de correr,

junto con los vasos libros apilados latas de cerveza la

gota de agua desbordando las copas y

suena un hueco final sobre metal pegado

/ a servilletas usadas

los platos vados regalos desnudos

el humo que aún me envuelve,

las horas de ayer.

 

 

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s