Bulgakov o el diablo en Moscú

Por: Antoine Skuld

Para la filósofa de la pasión.

Así, ya en el siglo XIX pero también hoy, se pueden observar dos corrientes poderosas que han marchado paralelas en esta literatura; además de la propiamente realista, subrayemos la que el escritor Andréi Siniavski llama literatura del exceso, de la transgresión, prosa en la que conviven la imaginación y el sarcasmo, el lirismo y el arrebato, el eterno, dolido y grotesco vuelo del ensueño y la imaginación. Frase “El maestro y Margarita”; (1966).

 

En 1996, un cuarto de siglo después de la muerte de Mijaíl Bulgakov, el régimen soviético, en un habitual sobresalto de generosidad y de apertura, autorizaba la publicación de “El maestro y Margarita”, una de las obras maestras de la literatura contemporánea. Prudencia, la madre de la seguridad, era la exigencia primordial que reclamaba Constantin Somonov, uno de los guardianes del ‘establecimiento’ literario soviético, y con lo cual él ponía en guardia al lector contra un exceso de entusiasmo. Es una buena novela, escribía él, pero esto no justifica su sola aparición pública, abolirá la totalidad de la producción novelística considerada como “realista socialista”.

La censura era el único dominio en donde el socialismo “real” había accedido a una especie de perfección, y parecía una urgencia escribir una historia de la censura en la URSS. Esta obra será de una necesaria socorro para la inteligencia. Pero regresando a Bulgakov, su talento le acarreará graves e innumerables riesgos. Desde “La guardia blanca” –su primera de las cuatro novelas primeras-, la crítica oficial había reconocido a este escritor como un hombre abatido. Esta novela centrada en la nostalgia, en la ternura, en el refugio de la revolución generadora del terror, del rechazo total de la ideología colectivista, de la exaltación de la alegría y de la dulzura de vivir y de amar, no podía ser más que la obra de un “enemigo de clase”, “extranjero” y “hostil” al ideal colectivo.

A partir de ese momento, el alarido no dejará de pronunciarse. Con la insolencia propia de la esperanza, Bulgakov dirigirá una carta, el 28 de marzo de 1930, al gobierno de la URSS. Allí va contenido un inventario de las injurias proferidas por la prensa, en contra de él y que aparentemente tenían toda la razón. Consecuentemente, se le exige abandonar el territorio si sigue empeñado en escribir. Si no lo hace le ofrecen un lugar como asistente de dirección en el Teatro del Arte.

Fruto de esa experiencia, su carrera escénica nutre la materia del libro con un enorme conocimiento de humor cínico: “la novela teatral”. Con una fidelidad escrupulosa, Bulgakov describe los hábitos y las costumbres del Teatro del Arte de Moscú, evidenciando en su mensaje, que tenía más de templo tibetano que de establecimiento de espectáculos. Constantin Stanislavski es tratado allí como un dios viviente e impone al grupo de trabajo su paranoia que tenía que ver con la búsqueda incesante de la “verdad de los sentimientos”.

Con “El maestro y Margarita”, obra prodigiosa por la plasticidad unida al pensamiento, a la imaginación y al estilo, logra el escritor, con una libertad sin límites en la literatura soviética, evaluar con la misma serenidad y agudeza todo el medio literario ruso de los años veinte. Si esta novela no tiene nada de política, es porque está recubierto su mensaje con los ropajes de una metafísica que podría fácilmente fundar una teología de la ambigüedad, a partir de la presencia de una mujer infanticida.

 

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s