Una muestra del libro «Poema», de Rafael Argullol

Presentamos una muestra del nuevo libro Poema de Rafael Argullol*, publicado por Acantilado

 

9 -I-2012

Cirujano, Jacques Bérès ha estado
en casi todas las guerras
de los últimos cuarenta años.
En una de ellas, en una aldea de Vietnam,
creyó que lo mataban.
Los milicianos, unos adolescentes,
le llevaron a un cuarto para ejecutarle.
Había fragmentos de sesos
pegados en la pared, como único ornamento.
Bérès cerró los ojos.
Dispararon y el cirujano creyó morir.
Luego escuchó las carcajadas de los adolescentes.
Sólo lo habían asustado.
Pero él pensó que la muerte
era, precisamente, escuchar
las carcajadas de unos adolescentes.
Hoy, cuarenta años después,
en otra guerra,
examina maravillado una herida:
no hay dos heridas iguales,
como no hay dos hombres iguales.

 

8 -I-2012

La decepción, cierto, es dura.
Pero la decepción no es
si no entrar en contacto
con el reino de la realidad.
Exiliados de este reino,
espoleados por la ilusión,
somos espíritus montados en nubes.
No obstante, menos para los locos,
la caída, además de inevitable,
es la lección más necesaria.
Luego todo empieza de nuevo,
y en el extremo del cielo
ya aparecen otras nubes
dispuestas a ser cabalgadas.

 

6 -I-2012

Noche de Reyes:
en mi carta había pedido
una espada con empuñadura
de oro y brillantes.
Pero el regalo no llegó
(después supe que mis padres
habían buscado, desesperados,
una espada con empuñadura
de latón y bisutería,
sin encontrarla en tienda alguna).
Noche de Reyes:
un ataque repentino
me llevó varios días al hospital,
al borde de la muerte
(era enero de 2001
y los enfermeros de la uvi
todavía discutían si el siglo xxi
había empezado aquel año
o lo había hecho ya el anterior).
Me pasé tres noches soñando
con aquella espada con empuñadura
de oro y brillantes.
Noche de Reyes:
ahora ya tengo la reluciente
espada del sueño y de la infancia.
Dispuesto a levantarla
en el último duelo.

 

5 -I-2012

Cada hoja del calendario
conmemora algo que nos sucedió.
Los cinco de enero
celebro el aniversario
de aquel día en que estuve
a punto de morir.
Con una breve meditación,
y muchos brindis.

 

2 -I-2012
Ha empezado 2012,
un año que nadie quiere que empiece.
Todo son malos pronósticos,
y hasta se habla de un apocalipsis maya
que se nos llevará por delante.
Así las cosas,
cualquier haz de luz
será recibido con entusiasmo,
como si nos visitara el sol mismo.

 

1.º-I-2012
Nunca me gustaron las Nocheviejas,
esa festividad triste con máscara alegre,
pero ayer, inesperadamente, el jolgorio fue divertido:
la balsa flotante, el río helado,
los zíngaros coreando una canción interminable
por la que el tiempo circulaba lentamente.
Minutos antes de la explosión de medianoche
salí a tomar el aire en la cubierta.
El cielo rojo amenazaba con más nieve.
No había nadie, a excepción de un barquero
que amarraba su barca junto a la balsa.
Cuando lo hubo conseguido me habló
con palabras que no logré entender.
Sin embargo, pasados unos segundos,
sí entendí su mirada hermosa y fría:
comprendí quién era ese barquero
que había conseguido cruzar el río helado.
Miré el reloj, y volví a la fiesta
antes de que estallaran los aullidos rituales
que año tras año dedicamos a la muerte.
Me alegró ver de nuevo a los gitanos
que seguían, creo, con la misma canción.
Todo fluía como siempre, aunque afuera,
sin prisas, esperaba el formidable barquero:
el amor, el baile, el vino, el beso.

 

 

* Rafael Argullol ha escrito más de una treintena de libros, entre los que se cuenta novela, ensayo y poesía. Estudió Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Colaborador habitual en diarios y revistas, con frecuencia ha vincu­lado su faceta de viajero y su estética literaria.

Ha sido galardonado con el Premio Nadal en 1993 por La razón del mal, el Premio de Ensayo Casa de América en 2002 por Una educación sensorial, los Premios Cálamo y Ciutat de Barcelona en 2010 por Visión desde el fondo del mar y el Observatorio Achtall de Ensayo en 2015.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s