El hombre del humo*

Cuando tenía veintitantos noté que el humo me seguía, ya había ido a suficientes fogatas y era evidente que el humo se iba siempre adonde yo estaba, si me cambiaba de puesto corregía su rumbo y se iba detrás mío. Debí haber evitado las fogosidades, solo que no imaginé que la cosa llegaría a tanto, no pensé que un día el humo iba a querer venirse conmigo y seguirme por siempre. Me ha traído muchos problemas, he ido perdiendo a mis amigos porque el humo les da alergia y les deja la casa oliendo a fogata, también perdí el trabajo, la oficina no tenía buena ventilación y les ardían los ojos. Además están las cenizas que arrastra, quedaron muchas cenizas de ese fuego, me ensucian el camino y delatan mi paso.

No fue fácil encontrar este otro trabajo. Por fortuna me gusta la selva, no tanto los científicos, pero si no fuera por mí no podrían hacer la expedición, nadie es tan efectivo como yo para ahuyentar zancudos y mosquitos. También solicitan mi presencia en los lugares aledaños a los rellenos sanitarios, invadidos por las moscas, pero yo prefiero las expediciones científicas.

*Escrito durante la residencia extendida Under The Volcano, Tepoztlán.
Camila García

Escritora y alquimista visual. Autora de los libros de cuentos Perros en el Cielo y El jinete Extraviado. Más de mi trabajo en www.camilagarcia.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s