«El llamado de la sangre» y otros poemas – Griselda García

Imagen de una lágrima de una peatona

 

Presentamos esta selección de poemas de la poeta y traductora argentina Griselda García porque recoge la esencia de la edición: cada poema en sí mismo es una poética de fuego desde donde nos hablan las mujeres.

 

«El llamado de la sangre» y otros poemas

 

La tarde cae sobre los restos del té

 

los chinos de las tazas

se escaparon

 

dejándonos a nosotras

las mujeres

 

sus pequeñas moradas blancas

para lavar.

 

De El arte de caer (2001)

 

 

Vendaval

 

Noche cerrada y cruel,

espíritus hambrientos chillan

en las copas de los árboles,

el viento mueve las campanas

y el eco reverbera en la galería.

 

Con inmenso desdén

despediste a las mujeres del sake,

ordenaste quemar los cojines del templo.

 

De un momento a otro llegarás,

silencioso como un siervo,

camino al que flanquean cien álamos,

 

te moverás sigiloso,

tu extremo como la cabeza de una bellota,

sumiso besarás mis plantas,

viejas geishas te verán

mil veces hermoso

en lo oscuro acecharás,

animal extraño y nuevo,

 

después de la siembra no habrá descanso:

sangraré

y una cosecha entera quedará arruinada.

 

 

Huevos de otras aves

 

Fuera hembra del cuco,

vuela rápido y lejos,

otra cuidará tus huevos,

tu cloaca parirá

un cáncer tibio.

 

Rapaz, cenicienta, fuera,

aquí no hay nido sino agujero,

púas en lugar de plumas,

y en triste remedo de cortejo

un macho ciego incapaz de volar.

La Vía del Medio

 

 

El mismo día estos brazos

entristecen a dos hombres.

Acaricio:

a uno la cabeza

a otro la barba,

ellos preparan mis pezones

para hijos que no verán.

 

Luego sigo viaje,

a lo lejos las luces de la bahía,

el tren es irreal como el deseo.

 

Todos nos vamos a morir,

hay que amar con furia,

sin distinción:

estos hombres, estos brazos, el tren

sólo es ilusión.

 

Cuando se abandona todo

no hay nada que perder o ganar.

 

 

El llamado de la sangre

 

Cada noche Padre

ciego de ardor

golpeaba la cuna de carne

donde yo crecía.

 

Mi cuerpo

recuerda la embestida

mes a mes.

En sangre acusa aquel deseo,

este terror.

 

 

Trabajar cansa

 

Hombres con el torso desnudo

arrojan piedras al agua,

ven el río desde el río,

cometas que se niegan a volar,

cascos de viejos buques bajo el sol.

 

Hombres que una vez han hecho hijos

por la noche vuelven

a la pieza única, al único catre,

un último vaso de vino al acostarse,

alivio del fresco en la almohada,

asco de ese mundo que los olvidó.

 

De Mi pequeño acto privado (Barnacle, 2015)

 


Griselda García (Buenos Aires, 1979) es escritora y editora. Publicó los siguientes libros: Alucinaciones En La Alfalfa (2000),El Arte De Caer (2001), La Ruta De Las Arañas (2005), El Ojo Del Que Mira (2009), Hallucinations In The Alfalfa And Other Poems(Traductor: Hugh Hazelton, Wolsak Y Wynn, Canadá, 2010) La Madre Del Universo, (Relatos, 2012), Mi Pequeño Acto Privado(Barnacle, 2015) Y Ahora (Ediciones Del Dock, 2016). Se desempeñó como editora en La Carta De Oliver Y Ediciones Del Dock. Se dedica al dictado de talleres de escritura creativa y al seguimiento de obras literarias en progreso.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s