Selección de poemas – Beatriz Vanegas Athías

Imagen de una idea en una mano

Les presentamos una selección de poemas sensoriales en español y en inglés, de la poeta Beatriz Vanegas Athías, del libro Llorar en el cine, edición bilingüe, 2018, Ediciones Corazón de Mango, Floridablanca, Colombia.

 

 

Privileges

 

Yesterday during dinner
some said death
and the Deaf woman understood breath.
Then some pronounced dove
and she heard love.
Then some spoke of evil
and twisted in the useless
ear labyrinths, the word
came across as weevil.
At the end of that afternoon
some talked about wealth
and the smiling Deaf woman
raised her cup,
and toasted
here’s to your health!

 

 

Privilegios

 

Ayer durante la cena
Dijeron muerte
y la sorda entendió suerte.
Después pronunciaron dolor
y ella creyó escuchar amor.
Alguien habló de maldad
y enredada en los inútiles
laberintos del oído, la palabra
alcanzó a llegar como lealtad.
Al final de la tarde
alguien dijo que era largo el camino
y la sorda sonreída
levantó la copa
para que no faltara el vino

 

Para Myriam, Alberto y Yirama

 

 

Thelma and Louise

(In C.P. Kavafis’ version of Ithaca)

 

When you leave to your abyss,
ask for the pavement to burn
with red-hot suns over
the open wound you carry
in your insulted heart.

Ask for the trickery in the smile
of those who invite you
to sip the night and stars.
Chase your abyss in every prince
that turns into a frog
at dawn.

Ask for the map that you spread out
in a motel´s bed
to be full of uncertainties.
And for the doubt to be the compass.
Do not believe love:
It is but a pretext
for your hair to freely flutter
chased by the purest pain.

And when you have the abyss before you,
beloved Thelma,
you will know that from the dark
men country
they have come worried
to watch,
your high naked and praised flight.

 

 

Thelma y Louise

(A la manera de Ítaca, de C. p. Kavafis)

Cuando partas hacia tu abismo
pide que el asfalto arda
con soles candentes sobre la herida
que llevas en carne viva
en tu ultrajado corazón.

Pide hallar el engaño en cada sonrisa
de aquellos que te invitan
a libar la noche y las estrellas.
persigue tu abismo en todo príncipe
que, llegado el amanecer,
termina convertido en sapo.

Pide que el mapa que extiendes
en la cama del hotelito de paso
esté lleno de incertidumbres.
Y que la duda sea tu brújula.
No des crédito al amor:
él es sólo un pretexto
para que tu cabellera ondee libre
perseguida por el purísimo dolor.

Y cuando tengas ante ti el abismo,
amada Thelma,
sabrás entonces que desde el oscuro
país de los hombres
han venido a mirar consternados,
tu alto, desnudo y encumbrado vuelo.

 

 

Cinema Paradiso

 

I

Gods founded love.
And love was
a crowd of memories
to stand the day

 

II

Then they ordered,
Let there be pleasure
and pleasure emerged
like a resounding smoke
from the lion´s jaws.

 

III

Then they said:
Let there be happiness.
Then happiness was
an anthology of censored kisses.

 

To Sandra Luz, always.

 

 

Cinema Paradiso

I

Fundaron el amor los dioses.
Y el amor fue
una muchedumbre de recuerdos
para sostener el día.

II

Luego ordenaron,
hágase el placer
y el placer emergió
como humareda sonora
de las fauces de un león.

III

Después dijeron:
Hágase la felicidad.
Entonces la felicidad fue
una antología de besos censurados.

Para Sandra Luz, siempre

 

 

Indiana Jones

 

Before the abandonment of the abyss,
the protecting claw.
Before the accurate enemy’s bullet,
the hat like an impeccable helmet
and an impossible jump.
Inside the stifling cave,
the exceptional discovery of the keyhole
that opens all the doors.
Before the unfathomable mysteries
the simple and pure logic
of a worried face.
Before the attacker’s superiority,
the horse and friend’s
involvement.
Before the betrayal of the suspension bridge,
a magic somersault
a nosedive
a river like a mattress
the unprepared but
conspiratorial raft

When my mother taught me
that there was nothing impossible
to God.
I was thinking of you, Indi.

 

 

Indiana Jones

Frente al desamparo del abismo,
la mano de garra protectora.
Ante la bala certera del enemigo,
el sombrero como yelmo impecable
y el salto imposible.
Dentro de la cueva asfixiante,
el hallazgo puntual de la ranura
que abre todas las puertas.
Ante los misterios insondables
la lógica simple y pura
de un rostro preocupado.
Frente a la superioridad del atacante
la complicidad del caballo
y del amigo resucitado.
Ante la traición del puente colgante
la voltereta mágica
la caída en picada
el río como colchón
la balsa desprevenida
pero cómplice.

Cuando mi madre me enseñaba
que para dios
no había nada imposible.
Yo pensaba en ti, Indi.


Beatriz Vanegas Athías
Beatriz Vanegas Athías

Escritora de Majagual, Sucre, Colombia. Editora de Ediciones Corazón de Mango. Columnista de El Espectador y El Meridiano de Sucre. Sus más recientes publicaciones son Todos se amaban a escondidas, cuentos, Ediciones Corazón de Mango,2015; Festejar la ausencia, Antología poética, Un libro por centavos, Universidad Externado de Colombia, 2015; ABColombia poemas para niños, Ediciones Corazón de Mango, 2018; Llorar en el cine, poemas, Ediciones Corazón de Mango, 2018. Ganó el Premio Nacional de Poesía Universidad Externado de Colombia, Premio Nacional de Poesía Casa Silva y Premio Internacional de Poesía Pilar Paz Pasamar, Jerez, España.

Literariedad

Revista dominical que asume la literatura, la poesía, el cine y el teatro como calles, lugares de encuentro y desencuentro. ISSN: 2462-893X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s