Una puerta entreabierta

Hace tiempo cuando aún no teníamos nada que lamentar, ningún amor refundido, ningún frío en lo profundo del corazón, un amigo y yo, tumbados en nuestras camas y envueltos en volutas de opio leíamos Suenan timbres de Luis Vidales, en voz alta y por turnos. Cuando me tocó abrí el libro al azar y salió la Teoría de las puertas:

«Soy alguien dado a investigaciones científicas. Últimamente he descubierto una teoría del equilibrio.

Ante todos los sabios del mundo yo siento mi teoría del equilibrio.

Cuando una puerta se abre, la puerta equidistante, al otro lado del mundo, se cierra irremisiblemente.

Por esto —y todos lo hemos visto— de golpe, las puertas se cierran solas.

El día que todas las puertas se abrieran a una vez, el mundo quedaría lleno de huecos y el viento se entraría en ellos y se llevaría la tierra por los espacios ilímites…»

Apenas hube pronunciado la última sílaba de la palabra ilímites, la puerta al frente nuestro se abrió de repente y con fuerza como empujada por alguien. Luis Vidales y su Teoría de las puertas quedaron estampados en mi memoria, indelebles. Ahora mi puerta equidistante empieza a cerrarse lentamente y de este lado se asoman pequeños destellos de luz como luciérnagas en la oscuridad.

Vea la animación completa, tributo a Luis Vidales y a las puertas aquí.

Camila García

Escritora y alquimista visual. Autora de los libros de cuentos Perros en el Cielo y El jinete Extraviado. Más de mi trabajo en www.camilagarcia.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s