De sonido y de furia

Order for payment of meal - St Petri - Hamburgo

De Faulkner aprendí tres cosas. A saber:

  1. La valentía de abordar una empresa imposible y criminal como lo es escribir una novela que rescate las palabras que nombran un mundo insustancial, como lo haría un fotógrafo con una máquina polaroid que quiere captar las palabras que un negro dice mientras se deshace en sangre y orines.
  2. La psicopatía requerida, la obsesión necesaria que posibilite la barbaridad de terminar una historia. No será una elección, empero, será una pulsión que se resolverá en asesinato, en masacre, en baño de sangre si así lo exigiese la voraz deidad de la literatura.
  3. La potencia y la decisión imperturbables, el impulso de volar, herido e incompleto, mutilado, asimétrico pero furioso sobre el fétido barro de la literatura de mi tiempo.

Faulkner, como Saer, como Rojas Herazo me mira desde el reflejo de un cristal vencido y sucio de historia e infamia; los ojos, dos rayas angostas de móviles luminiscencias, una sonrisa bajo el tímido bigote y me hace saber que, en rigor, tengo dos alternativas: escribir o callar.

Si escribo, debo ser valiente y tener piel de lagarto o de negro esclavo. Si callo, debo tener la cordura suficiente para no reemplazar la invención de mundos por el sucedáneo insólito del sexo desencajado y mendaz, eso o sucumbir al hambre de la lectura y despedirme de mi voz.

Usted que está al otro lado del vitral de la vida mirándome retorcerme en la pocilga de mi extinción, dígame, ¿ofrezco holocaustos al infame dios de la literatura o abrazo la fermentada decadencia de la sodomía?

Roberto Segrov

No dormimos esa noche. Ni los médicos, ni mi madre. Tampoco yo, cuando supe, era demasiado tarde, ya había nacido. 1 de Mayo de 1980. Lo siguiente que recuerdo es estar sentado en la sala de mi casa con nueve años. Leía a Kafka y me desconcertaba con La transformación. El mundo se conmocionó, habían volado el edificio del DAS. Aquello me marcó para siempre: Literatura y Violencia y la forma en que ambos discursos modelan nuestra identidad, no solo la colombiana (por demás ilusoria), sino, la humana. Como Borges, no me envanezco de lo que he escrito sino de lo que he leído. He encontrado la forma más eficaz de conjurar la violencia existencial, primero, las artes marciales, luego, la literatura. En mi panteón de dioses tutelares, como para Roberto Bolaño, Borges es Dios, de ahí para abajo, en un orden perfectamente anárquico están Hemingway, Clarise Linspector, Kafka, Emily Dickinson, Sábato, Carolina Sanín, Clarice Lispector, D.F.Wallace, Flannery O'Connor, Faulkner, Katherine Mansfield, Lovecraft, Poe, Ásimov, Cortázar, Rulfo, Saer, Bolaño como cuentista, Fredy Chikangana, Bolaño como poeta, Bolaño como novelista, Bolaño como actor porno y como vago. Desprecio la literatura colombiana a no ser que el escritor lleve por nombre García Márquez, Fuenmayor, Rojas Herazo o Marvel Moreno. En el cine soy omnívoro. En la música, adicto ecléctico con tendencias al metal finés y al Death Metal Melódico de todo pelaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s