El viaje como expedición hacia la memoria ― Fredy Yezzed

                              Un país lejano ofrecemos. Foto: Chih chen.

 

Presentamos una reseña acerca de Viraje, el último e inquietante libro de poesía del poeta venezolano Freddy Ñañez (Petare, 1976).

 

Por Fredy Yezzed

Viraje de Freddy Ñáñez, publicado en 2017 en San Cristobal, Venezuela, por Ediciones Acirema, pone una piedra en el zapato. Es un libro que incomoda, en el sentido de que obliga a sus lectores a reflexionar y divagar sobre la “partida” y la gran deuda que tiene el hombre con su tiempo, su historia y su tierra. En el poema Cuentas dice a modo de introducción: “La fisura / que asoló nuestro sitio / lo volvió más real // Este pedazo de tierra / vagando en el vacío”.

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano siempre ha estado cruzado por la partida, el viaje y la migración. Desde el estado prenatal deseamos salir al mundo para verlo con nuestros propios ojos, algo en las entrañas nos expulsa y a la vez nos revela. En la adolescencia, no conozco joven que no haya huido de casa y de los padres, guiado por su impulso de maduración y su deseo de experiencia. Los nativos abandonan su tierra siempre en busca de condiciones más propicias para crecer; mejor alimento, mejor tierra y mejor trabajo han sido las imperiosas leyes de la naturaleza humana. Los artistas y los intelectuales han estado señalados por la inquietud y el hambre ontológica y existencial que los empuja al saber; pero también los acontecimientos políticos, el intelectual se aleja, como asevera Cortázar, para verse y entenderse mejor desde la periferia. Desde su primer poema Ñáñez pregunta: “¿Cómo íbamos a renunciar a ello? // Si dimos el ancho del mundo fue en estos retrocesos // Viraje, para protegernos también de las distancias y cuidar de lo dejado”.

Es aquí donde Viraje se enuncia como una partida que se queda, partir nunca es irse, alejarse es nombrar el retorno, parece que nos dice. No obstante, a contramarcha de esta idea, la memoria siempre fluye en el acá y en el allá; solo el que ha probado las sales de la diáspora sabe que la memoria es móvil, dinámica, renace a cada instante. Nos hacemos memoria en el camino. Desde el afuera se reinventa la memoria y se reinventa el adentro. Alejar el recuerdo de la tierra, lo sabemos dolorosamente, es destruirse. El poema Encrucijada complejiza el asunto y genera debate cuando dice: “Cada tanto vuelves al exilio, // lo haces para regresar / a tu ciudad de origen, / para volver a sentir / tuyo lo que por voluntad / perdiste // Regresas dos veces cada vez”.

También hay movimiento al interior de la ensoñación y la palabra. La palabra no puede quedarse quieta en estado de diccionario. El lenguaje se arrastra, como las hojas secas sobre la banquina, para alejarse del árbol vital y su raíz llena de significado. Hay movimiento en la imaginación. Una melodía, un cuadro, un poema no hace otra cosa que caminarnos por dentro para lanzarnos a la pista y al camino de otros sentidos.

En esos horizontes enunciados anteriormente es que Viraje de Freddy Ñáñez es un libro valioso, hoy más que nunca, por responsabilidad de los vientos de pobreza cultural y social que vive el mundo. Reflexiona sobre el viaje, el exilio, el olvido, la distancia, la quietud, el movimiento, el país…, que en el fondo están en la dualidad y el caos temporal y territorial. Este libro enuncia con tinte filosófico: “Un refugio, lo mismo que un presentimiento // Uno sólo / El mismo // al que nunca llegamos / del que partimos siempre”.

Se escucha la pregunta de fondo ¿huir del individuo mismo, de lo imposible de nombrar, de la incertidumbre? Algunos pasajes del libro recuerdan a Pessoa cuando dice que “Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”; en ese sentido, quizá, la permanencia, el hallar, el mudar y el encuentro que insinúa Viraje están en el “nosotros”, palpita en el “lenguaje” y se busca en la “memoria”.

Todo buen libro enseña a dudar, y este lo hace con humildad y valentía. Creo que buscar es el verbo que titila en cada página. Con un lenguaje sutil, conceptual y a la vez lleno de ensoñación en Viraje brota la belleza y a la vez la sensación de estar acompañados en la travesía y el malestar. “Todo se resume/ en el nombre de los tuyos/ A decir país/ como antes decías camino”.

 

Fredy Yezzed,
Buenos Aires, noviembre de 2018


Fredy Yezzed - © Foto Jorge Camargo - New York - 2Fredy Yezzed. Bogotá, Colombia, 1979. Escritor, poeta, investigador literario y defensor de Derechos Humanos. Después de un viaje de seis meses por Suramérica en 2008, se radicó en Buenos Aires. Por su tercer libro de poesía, “Carta de las mujeres de este país”, recibió la Mención de Poesía en el Premio Literario Casa de las Américas 2017, La Habana, Cuba. Tiene publicado los libros de poesía: “La sal de la locura”, (Premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández, Buenos Aires, 2010; 2da ed. Editorial Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2014; 5ta ed. Nueva York Poetry Press, Nueva York, 2018) y “El diario inédito del filósofo vienés Ludwig Wittgenstein” (Ediciones Del Dock, Buenos Aires, 2012; 3ra ed. Fundarte, Caracas, 2016). Como investigador literario escribió los estudios “Párrafos de aire: Primera antología del poema en prosa colombiano” (Editorial de la Universidad de Antioquia, Medellín, 2010) y “La risa del ahorcado: antología poética de Henry Luque Muñoz” (Editorial Universidad Javeriana, Bogotá, 2015).

Foto de autor: Jorge Camargo, Nueva York, 2017.


libro-viraje-de-freddy-nanez-D_NQ_NP_611761-MLV26458222045_112017-F

libro-viraje-de-freddy-nanez-D_NQ_NP_830374-MLV26458222545_112017-F

Fredy Yezzed

Bogotá, Colombia, 1979. Escritor, poeta y activista de Derechos Humanos. Después de un viaje de seis meses por Suramérica en 2008, se radicó en Buenos Aires, Argentina. Tiene publicado los libros de poesía: “La sal de la locura”, (Premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández, Buenos Aires, 2010), “El diario inédito del filósofo vienés Ludwig Wittgenstein” (Buenos Aires, 2012) y “Carta de las mujeres de este país”, (Mención de Poesía en el Premio Literario Casa de las Américas 2017, La Habana, Cuba). Como investigador literario escribió los estudios “Párrafos de aire: Primera antología del poema en prosa colombiano” (Editorial de la Universidad de Antioquia, Medellín, 2010) y “La risa del ahorcado: antología poética de Henry Luque Muñoz” (Editorial Universidad Javeriana, Bogotá, 2015).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s