Un texto fantasma para lidiar con el silencio de la literatura

Enrique Vila-Matas. Foto: Saragapi para Literariedad.

Roberto Segrov propone un texto fantasma para abismarse en Bartleby & Co. de Enrique Vila-Matas. Aquí su diálogo con el aparente silencio de la literatura.

[Introducción]

[Párrafo]


 [Párrafo]1

[Párrafo]

[Párrafo]2

[Párrafo]

[Párrafo]

[Párrafo]3

[Conclusión]

[1] Así las cosas, es el rito el mecanismo que da cuenta de las manifestaciones escriturales de este tipo de libros fantasma. Lo que hay que entender es que el escritor no deja de aplicarse a la tarea de escribir y ficcionar la realidad. El ejercicio de imaginar es constante y como proceso en sí mismo vale. El silencio que se enmarca en la hoja no escrita es el mismo del sueño que se rescata a tirones en la mañana. El escritor del hambre prueba de este modo que la escritura es más un espacio que un hecho, más un movimiento performativo de la narrativa misma que un congelamiento impreso. El escritor del hambre lleva a cabo un rito callado de alusiones ilusorias, sus gestos mágicos conjuran el ruido del planeta y dan apertura a un espacio en el que la ficción como entidad antediluviana se manifiesta en su entera e inenarrable gloria. Una gloria que, por demás, es alarido desesperado, por supuesto.

[2] Hemingway, cómo no, supo expresarlo de manera más acertada. Si bien se puede pensar que Hemingway no fue un escritor del hambre o del silencio, o un anti-escritor, por decir, un Bartleby, sí lo fue de aquellos que rompen el hielo no con un hacha, sino con las manos desnudas. En todo caso, su producción escrita siempre fue desesperada. Eso de pararse frente a la máquina de escribir, de pie, a sangrar, es el acto de quien ronda las inmediaciones del abismo. Muy a su modo, lo dejó para la posteridad en sus formulaciones acerca de la oración perfecta. Previsiblemente, por supuesto, jamás la encontró, y su búsqueda se redujo a esto, lo cual cancela su obra toda. Eso y su sensación de abandono, dolor y desesperación al terminar de escribir un relato o una novela, como si acabara de hacer el amor.

[3] Es posible que Kafka se refiriera aquí al gesto sin sombras del que Borges hace eco en su disertación del Budismo. Del caso Tolstoi, ni hablar.

Roberto Segrov

Roberto Segrov nace en Bogotá queriendo haber nacido en Estridentópolis. Escribe poesía, narrativa, traduce la obra de los poetas que más lo trasnochan y dicta clases de literatura en varias universidades de la capital colombiana, también es oficinista, lo anterior, todo en ese orden. Ha publicado los libros de poesía Formas de romper las olas (Buenos Aires Poetry, 2018), Tríptico lunar (SaintNeve, 2019) y Estudios para el intento de ciertas pesadillas (Editorial Pie de Monte, 2019), así como el libro de relatos Un crepúsculo que no termina (Ediciones Camelot, 2019).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s