Canciones y mensajes de madrugada

 

Cuando dije adiós a la ciudad y me confiné a sus extramuros, mi ritmo era aún el de un corazón roto, seducido por las calles de la zona industrial, envuelto en raudos trayectos de media noche por la autopista, echado en el asiento trasero. Éramos dos. El quiebre al mismo tiempo, cada uno un extremo de la veta del espejo roto. Hip hop, alcohol y éxtasis. Tenis fucsia, gafas fluorescentes y camisas hawaianas, trajes y tatuajes. Y aún desde las antípodas, desde tu soledad de rascacielos en Shanghai, éramos canciones y mensajes de madrugada. Pedazos, ruinas, un par de luces apagándose en la inmensidad.

 

Camila García

Escritora y alquimista visual. Autora de los libros de cuentos Perros en el Cielo y El jinete Extraviado. Más de mi trabajo en www.camilagarcia.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s