Gotas Amargas

Combustión, del poeta español Marcos Díez

Canta a la muerte, muchas veces presentada como fin de una etapa vivida y acabada: “Te huelen mal las cosas que terminan. / ¿Pero debes limpiarlas?”. Canta a los sueños envasados “al vacío” porque “allí nada se pudre y nada duele”. Canta al destino intuido por nuestros zapatos: “ese ciego saber / de presentir un rumbo.”

Leer más
Gotas Amargas, Paisajes Chile

Esta rosa negra, del poeta chileno Óscar Hahn

Pocas veces un primer poemario sería escogido para presentar a un autor. Normalmente, las obras de juventud muestran una especie de inmadurez literaria que no refleja la calidad que posteriormente alcanzará dicho autor. Esta rosa negra (1961) de Óscar Hahn es su primer poemario publicado, pero como una brisa que crece hasta llamarse vendaval,[…]

Leer más
Gotas Amargas

35 lecciones de biología (y tres crónicas didácticas), del poeta peruano Eduardo Chirinos

Desde esta ingenuidad empezamos a leer. Entre definiciones y curiosidades, saltan versos que van sembrando un mensaje en nuestro subconsciente: “Lujo costoso las alas”; “¿Quién fue nuestro padre?, ¿quién abandonó tierra firme y se olvidó de andar?”; “Mi rareza es vivir lejos”. Esos detonantes van, de muy a poco, arañando nuestras sienes hasta que los temas subyacentes confiesan en primera persona.

Leer más
Gotas Amargas

Las correspondencias, del poeta mexicano Alí Calderón

Alí Calderón con ‘Las correspondencias’ nos presenta un poemario que busca el conocimiento del yo interior, ese yo tan escurridizo. Lo hace a través de una obra metafórica que nos presenta a Muerte y a Amor en distintos tiempos y lugares. Muerte es también cambio y nacimiento. Amor, no es solo sentimiento, también es búsqueda eterna del yo verdadero, es sed de conocimiento.

Leer más
Editorial

“Suele dar gritos la verdad en libros mudos”

Desde los tiempos desaparecidos, la palabra se prostituye sin remedio.

Los que permutan la palabra por oro verde, suelen beber de preceptos que naufragan entre corrientes volátiles. “Como las paga el vulgo,” se adaptan a sus formas como el agua embotellada, encerrada, sin libertad para seguir el curso natural de su cauce, sin fuerza para desbordarse cuando el cielo se derrama.

Leer más