Cuento

Anuncios

Llegó a la casa de Arturo, él estaba tirado en el sillón llorando y por eso decidió no contarle que se estaban muriendo todos los gruistas del mundo.

Leer más