Cuento

Invitación a comer

Metió la mano en el bolsillo y sacó la carta. Ese pedazo de papel era el responsable de tanto alboroto; por ese puñado de letras, que cabrían en su mano derecha, había pedido permiso en su trabajo, había alquilado un traje y había comprado un frasco de perfume que ostentaba una caligrafía extraña a su alrededor.

Leer más