Editorial

“Suele dar gritos la verdad en libros mudos”

Desde los tiempos desaparecidos, la palabra se prostituye sin remedio.

Los que permutan la palabra por oro verde, suelen beber de preceptos que naufragan entre corrientes volátiles. “Como las paga el vulgo,” se adaptan a sus formas como el agua embotellada, encerrada, sin libertad para seguir el curso natural de su cauce, sin fuerza para desbordarse cuando el cielo se derrama.

Leer más