Cuento, Paisajes Paraguay

Riqueza interior

“Yo le creo y soy su amigo, soy la última persona que puede conjugar esos verbos en tiempo presente. No lo voy a dejar y seguiré apoyando su relación tantálica con la gema en la que tiene cifradas todas sus esperanzas para el futuro. Porque Jeremías está absolutamente convencido de que, de un momento a otro, va a llegar la deposición millonaria que lo elevará a un nivel de vida diferente. Y sé que cuando eso pase, él sabrá recompensar mi fidelidad y confianza inagrietables.”

Leer más